Tiempo seco y soleado: los 20 °C nos acompañarán al menos hasta el domingo

.

Cuando noviembre veía cerrar el mes con una temperatura media de las máximas de tan sólo 18.1 °C, nadie pensaría que ya adentrado diciembre tuviese que volver a vestir manga corta y viese rozar los 24 °C durante una de sus tardes. Eso ocurrió ayer, en la tarde más calurosa de diciembre que los cordobeses han vivido desde que existen registros. Una marca que vuelve a situarnos en la oscura tendencia de batir récords por calor, y que aún va a acompañarnos unos días más en esta suerte de primavera adelantada con que el invierno ha querido empezar.

Sigue el bloqueo

Desde que comenzase el mes un patrón atmosférico ha venido a empañar la buena marcha del curso pluviométrico. Fue tocar diciembre y la dorsal anticiclónica, como si de una mancha de aceite se tratase, se apoderó del sur y continuó su expansión al resto de la Península. Sin freno y de manera brusca se detuvo la entrada de frentes atlánticos y de cualquier posibilidad de lluvia de alguna consideración.

'Surada' de libro en invierno que trajo hasta la vertical peninsular la iso +16 a 850 hPa (unos 1500 metros de altitud). Masa de aire relativamente cálida para esta época del año que ha derivado en fuertes inversiones térmicas a primeras horas de la mañana y en máximas vespertinas que han batido récords en numerosos puntos de la Península. Una masa de aire que va a persistir unos días más, y que seguirá acompañando al bloqueo que la dorsal anticiclónica está ejerciendo estos primeros días del mes.

En el caso de la provincia de Córdoba los efectos de dicha estabilización se seguirán notando en una dinámica de potentes inversiones térmicas, con días que durante todo el fin de semana seguirán rondando la franja de los 5 °C, y que pasado el mediodía se verán disparadas por encima de los 20 °C, pudiendo alcanzar de nuevo en la jornada de viernes, sábado y domingo valores cercanos a los 22 o 23 °C. Días muy estables que tendrán continuidad durante el inicio de la próxima semana, en la que sólo el lento y progresivo descenso de las temperaturas máximas empezará a normalizar un poco la situación.

Periodo seco en el que nos hemos adentrado al que no se le ve un final contundente a corto o medio plazo. Con un patrón atmosférico que quiere seguir impidiendo la llegada de borrascas profundas hasta el sur peninsular, y que salvo algún tímido frente podría ponerse en las puertas de la Navidad sin haber registrado precipitación en uno de los meses estadísticamente húmedos del año. Las temperaturas para entonces, al menos, habrán vuelto a su lógica habitual.

Puede seguir a Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats