El tiempo del Jueves Santo: bajo la amenaza de las tormentas

.

La borrasca que amenazaba la tarde-noche del Miércoles Santo llegó puntual a la previsión. Las lluvias débiles pre-frontales salpicaron buena parte de la geografía del occidente andaluz. Un anticipo del frente que más tarde recorrería toda la península Ibérica, acrecentando su intensidad ya en la madrugada del Jueves Santo. En Córdoba la sacudida llegó pasadas las once de la noche, una fina lluvia que poco a poco vio cobrar intensidad conforme el grueso del frente se iba reforzando sobre la vertical de la provincia. Mal momento para quienes horas antes tenían que tomar la decisión de echarse o no a la calle sin haber visto caer una gota aún.

Las lluvias eran consecuencia del paso, más o menos definido, del frente frío asociado a la borrasca que a lo largo del miércoles se fue aproximando a la Península. Un embolsamiento de aire frío que habrá quedado aislado sobre nuestra vertical, y que va a determinar la naturaleza de las precipitaciones que van a darse a partir de ahora. Y es que si bien la lluvia de ayer se embebía en una banda de precipitación, más o menos consistente, las precipitaciones que puedan darse hoy lo harán en forma de chubascos y tormentas.

El aislamiento de la bolsa de aire frío sobre la Península traerá un aumento de la inestabilidad de tipo convectivo, una lotería difícil de predecir pero que en la tarde del Jueves Santo quiere salpicar todo el sur peninsular de nubes de evolución diurna. Jornada típica de primavera donde sol y poderosas formaciones nubosas convivirán desde que el mediodía dispare la convección en los sistemas serranos, y que gracias al aire frío en altura, facilitará la formación de granizo menudo que podría acompañar a la lluvia.

Una suerte donde resulta prácticamente imposible determinar localización o intensidad exacta de chubascos y tormentas y para la que la Agencia Estatal de Meteorología ha activado el aviso amarillo por tormentas y precipitación acumulada en una hora en el norte de la provincia. Tormentas que con la llegada de la noche tenderán a remitir hasta su casi total desaparición. Será esa la única certeza de una jornada llena de incertidumbre. Todos los modelos meteorológicos coinciden en delimitar en la franja de entre las 15:00 y las 23:00 horas como la más probable para ver crecer y descargar tormentas a lo largo de toda la provincia. Más allá, ya en la madrugada del Viernes Santo, la probabilidad de que tormentas o núcleos tormentosos aislados puedan afectar a la provincia se reduciría considerablemente.

Jornada que verá descender el termómetro de nuevo, con máximas que quedarán por debajo de los 20 °C tras llevar varios días superando los 27 °C. Día desapacible, de nuevo de consulta y seguimiento meteorológico, de decisiones difíciles de tomar.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats