Con pocos recursos y engañada después de que le subarrendaran una vivienda de protección oficial

Conchi, a las puertas de Vimcorsa

Conchi asegura que ha sido víctima de un engaño que le ha llevado a vivir por el momento gracias a la ayuda de unas amigas, quienes le están sufragando una habitación en un piso ubicado en una segunda planta, sin ascensor, y con graves dificultades para acceder a la calle. Con pocos recursos, hasta el domingo pasado vivía en una casa en la calle La Palma, donde ha pagado un alquiler mensual de 280 euros -con comunidad incluida- durante mayo y junio. Una notificación de la empresa municipal de vivienda de Córdoba Vimcorsa colocada en la puerta hizo que fuera hasta el edificio de la empresa municipal, donde supo el engaño que había sufrido durante meses: le habían subarrendado un piso de alquiler de Vimcorsa del que ha tenido que irse al ser adjudicado a otra familia. Pero la historia que le habían contado a ella era totalmente distinta.

Según explica a Cordópolis, durante los últimos seis meses se ha encargado del cuidado diario de la mujer de avanzada edad que vivía en esta casa, beneficiaria del piso en alquiler de protección oficial de Vimcorsa. Sin embargo, Conchi asegura que desconocía este dato que cambia la historia por completo. “Un día, la hija de esta mujer decidió llevarla a una residencia y llegamos al acuerdo de que yo me podía quedar, pagando alquiler, agua, luz y comunidad” asegura la afectada y confirma el presidente de Vimcorsa, Salvador Fuentes, quien afirma que ya están trabajando en el caso.

Pero, de manera sorpresiva, recibió un mensaje de la hija en el que aseguraba “que el domingo, antes de las 11:00, tenía que estar fuera de la casa porque iban a vender el piso y a cambiar la cerradura”. La realidad que a Conchi le habían contado es que la vivienda estaba en propiedad e iba a ser vendida, pero nada de eso ha resultado ser cierto. De hecho, Vimcorsa tiene hasta siete viviendas en alquiler en la calle La Palma.

A su vez, Vimcorsa dejó un cartel informativo en la puerta de la vivienda al conocer que la anciana la había abandonado para ingresar en una residencia. Cuando Conchi vio el papel, acudió a Vimcorsa para saber qué estaba pasando. Allí lo descubrió todo y, de motu propio, dejó las llaves del piso. “Ha sido una mujer honesta porque, al día siguiente de ver el papel, se ha presentado” en las oficinas de la entidad municipal, afirma Fuentes, que lamenta el episodio en el que Conchi se ha visto envuelta, asegurando que están trabajando para que le sea reembolsado la cantidad que ha estado abonando en concepto de alquiler mediante esta práctica.

Esta vecina de Córdoba solicitó hace más de cinco años una vivienda en alquiler de Vimcorsa, pero aún se encuentra en lista de espera. Hasta que reciba este recurso, Fuentes le ha emplazado a solicitar las ayudas al alquiler con las que cuenta Vimcorsa para paliar, en la medida de lo posible, la falta de recursos habitacionales. “Es una comisión la que, por puntos, va adjudicando las viviendas. Tanto derecho tiene esta mujer como otras familias en tener una casa donde vivir, pero la lista de espera hay que respetarla”, concluye el presidente de Vimcorsa. El caso de Conchi también ha sido transmitido al Defensor del Pueblo Andaluz.

Etiquetas
stats