Etiquetas

Abril está a la vuelta de la esquina y detrás viene mayo, mes de patios, cruces y Feria, donde el protagonista es el traje de flamenca. Trajes que, en su mayoría, son confeccionados a medida, con independencia de la importancia de la diseñadora. El objetivo es siempre lucir el vestido más bonito y original del recinto ferial, que, además, ha estado vacío dos años seguidos por la pandemia.

El problema en muchos talleres de costura y confección de moda flamenca de Córdoba es que, con la Feria de Mayo a la vuelta de la esquina, la huelga de transportes ha afectado la entrada de material, especialmente a las modistas que más pedidos suman.

Una de ellas es Toñi Lucena, de Rosario Román, un clásico cordobés (lleva abierta desde los años 80), y que está instalada en la calle Alfonso XIII. Lucena ha expresado a Cordópolis su preocupación por el retraso de los materiales. “Estamos con el corazón en vilo”, afirma al ser preguntada por los efectos de la huelga de transportistas. Toñi apunta que le falta “bastante” materias básico para su trabajo, incluyendo todo tipo de complementos, flores, zapatos y telas, aunque se muestra comprensible con las reivindicaciones de los camioneros.

A su tienda los clientes llegan preocupados para preguntar por sus pedidos, para saber si finalmente podrán tenerlos a tiempo. Pero, además de los pedidos para Feria, Toñi tiene otros que corren más urgencia. “Tengo muchos zapatos para las niñas del colegio para Semana Santa que no han llegado”, señala.

Por su parte, la diseñadora cordobesa Basi del Río señala que también están sufriendo retrasos en la entrada de materiales -“No están llegando”, reconoce-, aunque se muestra tranquila con los plazos de entrega, ya que aún quedan dos meses en los que poder terminarlos, siempre y cuando la huelga no se alargue mucho tiempo más. “Esperemos que esto acabe pronto y podamos acabar los trajes, que todavía tenemos tiempo”, expone la diseñadora, una de las más importantes de la ciudad.

Las ganas de Feria se notan en el ambiente

En cambio, desde Pedroche Gitana y Flamenco, una tienda que lleva abierta desde 1996, Victoria Gutiérrez asegura que no están teniendo problema en recibir sus pedidos -que vienen en su gran mayoría desde Sevilla- ya que estos llegan en pequeñas furgonetas y no en camiones. Tras dos años de pandemia las ganas de feria y fiesta se nota en el ambiente, “la gente tienen muchas ganas porque han estado esperando mucho”, indica.

En 2020, según cuenta, se le quedaron 200 pedidos sin entregar, que quedaron suspendidos por la llegada de la pandemia. “La gente dejó los trajes apartados y ahora este año los retomamos”, explica la modista. Pero a estos se les suman los nuevos de este año que, según detalla, “son casi los mismos”. En estos nuevos encargos quedan reflejadas las ganas que la población cordobesa tiene de volver a la Feria, y en general, a las fiestas del Mayo Festivo.

El parón por la pandemia supuso un estancamiento en la moda de los trajes de flamenca, según Victoria. Por ello, no han tenido que cambiar apenas ningún detalle: “Hemos tenido que cambiar las tallas de algunos trajes para niñas porque han crecido, pero la moda no ha cambiado”.

Mercedes González lleva siendo modista desde hace 36 años, sobre todo dedicada a la confección de trajes de gitana y de novia. Ella asegura no notar tanto el retraso en su taller pero sí que lo nota en el almacén. “Es el almacén el que tiene el problema porque no le llegan, y se retrasan”. A Mercedes los paquetes le llegan desde Sevilla, y al ser pequeños, no tiene problemas en recibirlos. Pero sí que se le están retrasando debido a que al almacén llegan desde Barcelona en trailers“.

A dos meses de la feria, Mercedes reconoce que le falta tela. “Han pedido mil metros de forro de flamenca pero hasta la semana que viene, supuestamente, no llegan. Al almacén le llegan con cuentagotas”, relata. Una situación a la que se suma que la decisión de celebrar la Feria este año se ha tomado hace unos dos meses, apretando aún más el calendario de pedidos, confección y entrega.

“Primero va Sevilla”

Otro problema que sufren las modistas de Córdoba es que “primero va Sevilla”, porque en la capital andaluza tienen la feria un mes antes. Esto “se nota porque hay muchas cosas que se han acabado y me han dicho que, si quiero, tengo que esperarme a después de Semana Santa”, explica Mercedes. Si las entregas se realizasen después, sería “imposible” acabar los trajes a tiempo. Pero, al igual que sus compañeras, se muestra esperanzada en que la situación avance. “Apoyamos a los transportistas al 100 %, lo veo justo, lo que no veo justo es que no le hagan caso”, afirma la modista.

Al igual que ella, Toñi Lucena también se ha mostrado comprensiva con la situación del sector del transporte y espera que tengan una pronta solución. Mientras tanto, las modistas y los dueños de las tiendas se muestran optimistas, aunque preocupados, porque sus clientas puedan lucir, después de dos años, su traje de gitana perfecto.

Etiquetas
stats