Córdoba, la provincia con la inflación más alta de Andalucía: 11,2%

11,2%. La tasa de inflación en la provincia de Córdoba es la más alta de toda Andalucía y una de las más elevadas de España, según los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística sobre el Índice de Precios del Consumo (IPC). En España, la inflación media es del 10,2%. En Andalucía, se va al 10,5%. La tasa en Córdoba es un punto superior a la española y siete décimas más alta que la andaluza.

La causa del fuerte incremento de precios en la provincia de Córdoba está en los carburantes y la electricidad. Según el INE, solo en el mes de junio en Córdoba el coste de los transportes (carburantes) ha aumentado en un 5%. El de la vivienda (electricidad) en un 3,7%. Eso ha provocado que los alimentos en un mes sean un 2% más caros que en mayo. La inflación media en junio ha crecido en un 2%. En lo que va de año, en un 6,2%. Y la variación interanual es del 11,2%, una situación insostenible para miles de familias cordobesas.

En España, la inflación es más alta que en Córdoba en casi toda Castilla y León o Castilla y La Mancha, y también en Huesca y Teruel, en Aragón, además de la provincia catalana de Girona. En Andalucía, no hay ni una provincia que supere el 11%. Solo Huelva se acerca, con una inflación del 10,9%.

En los últimos 12 meses, han subido los precios de todos los productos y servicios en Córdoba. Los carburantes son un 20% más caros. El coste de la vivienda (principalmente a causa de la electricidad) un 19%, según los datos del IPC del INE.

Datos nacionales: el nivel más alto desde 1985

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,9% en junio en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual 1,5 puntos, hasta el 10,2%, su nivel más alto desde abril de 1985, según los datos definitivos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado, desde el 1,8% al 1,9%, tasa más de un punto superior a la del mes anterior y su mayor alza en un mes de junio desde 1977.

Con el repunte de junio, la inflación encadena dos meses consecutivos de ascensos en su tasa interanual después de que en abril se moderara 1,5 puntos de golpe, hasta el 8,3%. Después, en mayo, escaló hasta el 8,7% y en junio ha superado los temidos dos dígitos: 10,2%.

El dato de junio supera en cuatro décimas el pico que se había alcanzado en el mes de marzo, del 9,8%.

Según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,2% en junio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de los carburantes, de los combustibles para calefacción, de la electricidad, de la restauración y los hoteles, y de los alimentos.

Estos últimos registraron en junio una subida interanual del 12,9%, tasa casi dos puntos superior a la de mayo y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destaca, especialmente, el encarecimiento de frutas, legumbres y hortalizas, carne, pan, cereales y leche, queso y huevos.

Por su parte, el alza de los precios de los carburantes llevó a la tasa interanual del grupo de transporte hasta el 19,2%, más de cuatro puntos por encima de la registrada en mayo, mientras que los precios de la restauración provocaron que el grupo de hoteles, cafés y restaurantes elevara su tasa interanual en junio hasta el 7,2%, nueve décimas más que en mayo.

Asimismo, la tasa interanual del grupo de vivienda se elevó 1,5 puntos en junio, hasta el 19%, por el mayor coste de la electricidad y de los combustibles para calefacción.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en junio el 11,1%, nueve décimas por encima de la tasa general del 10,2%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

En el último año, la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 35%; los aceites y grasas han elevado sus precios un 37%; los huevos son un 23,9% más caros; y el transporte personal cuesta un 19,7% más por el mayor coste de los carburantes. Además, muchos alimentos registran subidas de dos dígitos en sus precios, como la leche (+20,4%) y las frutas frescas (+19,3%).

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en junio seis décimas, hasta el 5,5%, su valor más alto desde agosto de 1993.

En el sexto mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10%, lo que supone 1,5 puntos más que en mayo.

Por su parte, el indicador adelantado del IPCA aumentó un 1,9% en tasa mensual.

Etiquetas
stats