Sentada estudiantil junto al PP en protesta por la carga policial

Concentración estudiantil contra la carga policial de la manifestación del miércoles | MADERO CUBERO

https://youtu. be/3JvyInx9yHo

Más de un centenar de estudiantes han protestado este viernes por la carga policial que sufrieron el miércoles tras una manifestación no autorizada frente a la sede del PP en contra de los recortes en educación y la LOMCE. Convocados por el Comité Estudiantil de Resistencia (CER), los alumnos -la mayoría de ellos de instituto y menores de edad- se han concentrado en el Vial Norte antes de cruzar la calle y sentarse en la calzada, frente a un dispositivo de la Policía Nacional que custodiaba la sede del PP. El miércoles, ese mismo punto fue escenario de una carga policial que dejó varios heridos entre los estudiantes.

"No queremos que haya problemas, solo queremos demostrar nuestro rechazo a lo que pasó sin violencia y con resistencia", señalaba uno de los chavales que sostenía la pancarta antes de emprender la breve marcha hasta las inmediaciones de la calle de la sede del partido político. En la tela estaba escrita la consigna principal de la marcha: "Contra su violencia, organización y resistencia".

La concentración estaba convocada a las siete de la tarde. Un cuarto de hora antes, varios policías ya pedían la documentación a grupos de menores que acudían al encuentro. Esa es la razón esgrimida por algunos muchachos para llevar las caras tapadas y cubrirse con capuchas. "Nos están llegando multas y sanciones porque nos han identificado a través de las imágenes", denuncian.

Hacia las siete y media, el grupo liderado por la pancarta ha cruzado -respetando los semáforos en rojo- ordenadamente hasta las inmediaciones del hotel Córdoba Center. En esa explanada se han parado justo en frente de la decena de agentes de la Policía Nacional y justo al lado de un grupo de turistas asiáticos disfrazados por Halloween. Entre calaveras, estudiantes y uniformados, solo una franja de asfalto.

Uno de los manifestantes, un docente, se acerca a hablar con el mando encargado del operativo de la Policía. Le explica que quieren concentrarse pacíficamente delante de la sede del PP. El mando le responde que no tienen autorización. Los manifestantes optan entonces por avanzar cinco pasos y sentarse en la calzada cortando el tráfico. Los agentes, ya cubiertos con los chalecos de seguridad -aunque con el casco antidisturbios al cinto- forman en una barrera casi testimonial. Junto a una furgoneta de la Policía, otro compañero sí que se pone el casco y mantiene la posición de descanso pero con escopeta lanzapelotas en los brazos. "Compañero, guarda eso, anda", le dice el mando, acercándose. Dicho y hecho. El arma larga desaparece.

Comienza entonces una suerte de terapia. Es el micro abierto. Así lo llaman los manifestantes. El único megáfono va pasando de mano en mano entre los integrantes de la sentada. Y a quien le apetece, habla. Se escuchan consignas en favor de la lucha obrera, llamamientos a la resistencia de los estudiantes, alegatos contra la reforma de la educación. Y muchos, muchos reproches por la actuación policial del miércoles y el papel de la Policía ante las protestas sociales.

Etiquetas
stats