Sangre, muerte, destrucción y muchas risas en la Merced

En el registro se inscriben asociaciones recreativas.
Comienza la novena edición Festival Internacional de Juegos de Córdoba en la sede de la Diputación

Parecen simples mesas. Pero no lo son. Algunos tableros son campos de batalla. Otros oscuros castillos. Hay escenas de crímenes sobre los manteles, luminosas ciudades con superhéroes y paisajes de ensueño. Pero también se despliegan topas de pesadilla por lugares mitológicos o hiperrealistas. Así son los juegos de mesa. ¿Creías que toda la diversión vivía en las consolas supertecnológicas? Pues no. Los dados, las fichas y las cartas han vuelto para excitar tu imaginación y hacerte echar unas risas. Y ahora mismo, en Córdoba, no hay mejor sitio que el Palacio de la Merced, sede de la Diputación, donde anoche comenzó la novena edición Festival Internacional de Juegos, organizada por la asociación cultural Jugamos Todos.

“El objetivo es es que la gente venga y juegue”, dice sin más Sonsoles Fernádez, miembro de la asociación que ha dado vida a este festival que ya se ha convertido en un clásico para los aficionados al género. “Hay una revitalización de los juegos de mesa desde hace una década. Ya no son solo los clásicos Risk o Monopoly, ahora el universo y las temáticas pueden ser tan extensos como lo puede ser la literatura o el cine”, continúa.

Se han establecido 24 stands expositivos –el récord del festival hasta la fecha- procedentes de toda España y otros lugares del mundo (Alemania o Japón) en los que se mostrarán juegos para poder echar unas partidas, incluso de la mano de sus creadores y editores. Además, durante este fin de semana se fallará el premio JdA al juego de mesa del Año en España, el premio Jugamos Todos (al autor de juegos español del año) o el premio JT@net (a la mejor labor en pro de los juegos de mesa en Internet).

Los juegos de mesa se encuentran en continua transformación y crecimiento. Y siguen surgiendo creadores que se embarca en la aventura de desarrollar sus propios títulos. Uno de ellos es Luis Álvaro, un informático madrileño que lleva años desarrollando Onus, un juego de estrategia basada en las segundas Guerras Púnicas que enfrentaron en Hispania, Italia y el norte de África a los grandes generales de la época, Escipión y Aníbal. “A través de Verkami hemos conseguido recaudar 5.000 euros para sacar el juego, superando los 3.000 que necesitábamos”, dice satisfecho el creador del juego.

Recrear en una mesa las grandes batallas de las legiones romanas contra las tropas cartagineses ha sido obra solo de dos personas más, además de Luis Álvaro, su colega de aventura, Alba Sanz y el dibujante Ramsés. “En el mundo de los juegos de mesa hay bastante compañerismo y hemos encontrado mucha solidaridad y apoyo”, recuerda Álvaro mientras organiza la mesa con las cartas que son el eje de su juego. “Usamos las mismas reglas que en los juegos de miniaturas pero con las cartas”, afirma.

En el marco de actividades dentro del festival, destacaron ayer la proyección del cortometraje The Lord of Catan en la Filmoteca de Andalucía; la exposición con fotos seleccionadas del séptimo Premio Internacional de Fotografía Lúdica; la celebración del quinto Encuentro Nacional de Juegos de Simulación Bélica y la exposición sobre Grandes Batallas del Mundo, así como los primeros juegos de simulación bélica españoles creados por Rojas y Malaret.

Lo dicho. Asomaos al Palacio de la Merced. Solo allí podréis destrozar el mundo, reconstruirlo, volverlo a asolar, iros de copas con monstruos, enamorarse de una bruja, encarcelar banqueros, enterrar a especuladores, estafar a políticos de medio pelo, huir de periodistas psicópatas, pagar deudas a meretrices mancas y atender clases de profesores muertos. Por ejemplo.

Etiquetas
stats