La revolución industrial de la nube tiene sede en Córdoba

.

Todo indica que nos dirigimos a un mundo desmaterializado. Cada vez usaremos más y necesitaremos tener menos objetos, desde coches hasta hardware propios. Así será la tecnología del futuro que empieza a ser una realidad en el presente más audaz. Esto significa un mundo de posibilidades para las empresas que sepan gestionar y sacar partido al internet de las cosas. Compañías que asimismo garanticen la seguridad de unos dispositivos que ya están y estarán en permanente actualización.

GrayHats es una empresa cordobesa que ha formado parte de un equipo internacional que acaba de resolver un problema que padecían los grandes fabricantes de componentes tecnológicos de todo el mundo. Y lo ha hecho gracias a la nube. La compañía fue creada en este escenario digital en 2013 por un ingeniero informático, Javier Jiménez, hoy CTO o lo que es lo mismo, jefe de tecnología e innovación de la compañía. Su misión es realizar transformación digital de las empresas y administraciones públicas subiendo servidores a la nube. “Cuando fundé la empresa hablabas de nube y los empresarios miraban hacia arriba”, recuerda divertido Jiménez. Sin embargo, lo que hoy conocemos metafóricamente como nube o cloud continúa siendo un concepto nebuloso para la mayoría. La nube es un espacio virtual de la información mantenido por proveedores de servicios (entre los que están Amazon o Google) a los cuales accedemos a través de una conexión a la internet.

Esta tecnología provee una diversidad interminable de aplicaciones y servicios, pasando desde el simple alojamiento de páginas web hasta tiendas por departamentos, grandes empresas o administraciones públicas como la inglesa, por ejemplo, que ya está casi toda en la nube. La necesidad de tener todos los datos cerca, dentro de un gran aparato en un cuartillo refrigerado empieza a ser historia. Asimismo, aplicaciones tan populares como Spotify o Shazam no existirían sin la nube.

La travesía por la nube desértica cordobesa terminó para Javier en 2016 cuando conoció a su complemento profesional alemán, un ejecutivo de empresas tecnológicas que ha recorrido medio mundo, afincado en Córdoba y tan obsesionado por la nube como él llamado Martin Adlung, hoy socio de GrayHats y CEO o director ejecutivo. “Encontrar a alguien aquí en ese mismo punto, que sabía lo que hacía falta fue lo mejor. Ahora preparamos el advenimiento global de la nube”, declara optimista Jiménez sobre su empresa que además de clientes y una oficina en Córdoba posee también sede y clientes en Alemania. Ambos ven la nube como una revolución a nivel industrial y ya han realizado su primera gran hazaña.

Teamcenter: un software de colaboración global de intercambio de archivosTeamcenter

El PLM (Product Lifecycle Management o Gestión del Ciclo de Vida del Producto) es una estrategia empresarial que utilizan todas las grandes empresas que desarrollan productos físicos y que permite gestionar toda la información relacionada con el producto. Siemens ofrece a las multinacionales la herramienta Teamcenter, un software de colaboración en el que se manejan multitud de archivos 3D multi CAD. Traducción: la gestión de grandes volúmenes de datos para empresas globales, por ejemplo de automoción, que trabajan en varios continentes.

Al igual que los pequeños usuarios de a pie comparten archivos de gran tamaño en herramientas como Dropbox o Wetransfer y trabajan de forma colaborativa en Google Drive, las grandes empresas con sedes en varios países y continentes lo hacen igual, solo que con archivos mucho más complejos y de peso enorme, como ficheros de tres gigas que cambian todo el rato. Para Martin Adlung, “el desafío en grandes empresas globales es trabajar sobre los mismos ficheros”, algo que ya se estaba haciendo pero con un enorme gasto de tiempo ¿El problema? que abrir un archivo en Nueva York de, por ejemplo, el diseño de una pieza que estaba realizando un ingeniero de la empresa en La India tardaba dos horas. A veces era incluso más sencillo enviarlo de forma postal en un CD.

Para solucionarlo GrayHats ha formado parte de un equipo junto a dos gigantes del sector tecnológico en occidente (la americana Nasuni y la alemana Aixtron) ofreciendo una solución que es capaz de sincronizar archivos en un multi-site. La clave ha sido la nube, siendo la primera vez que ambas empresas proveedoras de tecnología para este software trabajaban en un escenario cloud. Ahora, en abrir uno de estos archivos se tarda diez minutos. La participación de GrayHats en este equipo reunido en Munich “ha sido clave” para Martin. A lo que Javier añade que su empresa lo ha subido todo a la nube y ellos, Nasuni y Aixtron, han mejorado un software que antes se encontraba en servidores físicos. “La nube ha sido parte de esa solución”.

El futuro está en la nube... ¿y en Córdoba?

La nube almacena toda nuestra actividad digital y es clave para el crecimiento empresarial global. De hecho, la demanda de almacenaje virtual aumenta cada año y ya es un negocio que genera miles de millones de dólares. BMW o Siemens son dos de las empresas referentes que ya están en la nube. El gran reto del cloud computing en los próximos años residirá en ser energéticamente sostenible ante la creciente demanda. Por eso, la tendencia es que sus máquinas ocupen cada vez menos espacio y consuman menos energía.

“Estamos en un momento clave”, pronostica Javier Jiménez sobre un servicio que en solo cinco minutos puede crear un escenario nube para una empresa o administración contratando con una tarjeta de crédito las características del servidor, la base de datos o la lógica de simulaciones. “Todo está disponible para poder contratarlo y pagas cuando lo usas y lo dejas de pagar cuando no lo usas”. Para Martin, en Córdoba será “más difícil” porque lo de la nube “nos gusta pero nos da miedo”, algo que no entienden muy bien estos dos empresarios ya que “la nube da seguridad a las empresas”, en palabras del socio ingeniero informático.

GrayHats es de las pocas empresas europeas autorizadas por Amazon Web Services para vender servicios al sector público. Los servicios del gigante del comercio digital en este escenario están plagados de casos de éxito. Por tanto, ¿es Córdoba un buen lugar de localización de empresas que desarrollen este escenario nube? Para Martin Adlung, desde luego. “Hacemos sistemas en la nube, da igual donde estemos. Córdoba está muy bien por la UCO, por su tamaño y por otras empresas tecnológicas. Si hay empresas que necesitan partners se puede crear aquí un sector de referencia. Aquí hay muchas posibilidades”.

Adlung apostó por España porque en Alemania los informáticos expertos en montar escenarios nube “están todos muy cotizados y son impagables”, cosa que no ocurre aquí en donde el “único escollo” es el inglés, algo solucionable ya que los desarrolladores y gestores de los entornos nube pueden tener un nivel no avanzado del idioma. Su apuesta es crecer, consolidarse en España y convertirse en un referente “ya que no hay muchas empresas dedicadas a la digitalización”. Asimismo, su objetivo es de expansión a medio plazo: abrir sede en Londres y Madrid y, si todo marcha, mirar hacia el mercado latinoamericano por el oeste y a Oriente medio por el este.

Por ahora la empresa tiene un tamaño medio y en crecimiento, pero buscan talento y quieren contratar en Córdoba. “La UCO tiene facultad de Informática y queremos atraer talento desde la universidad y también desde los grados de FP y montar en Córdoba la sala de máquinas”. Una sede principal de GrayHats que también mira a las empresas agroalimentarias de la provincia con la intención de comenzar la digitalización del campo español por la provincia de Córdoba.

Sus oficinas en el centro de la ciudad aspiran a convertirse en sede compartida de  empresas tecnológicas que buscan soluciones.“Queremos conocernos todos en este sector, porque en un momento puedes ser competidor y en otro socio, depende del momento y el proyecto. La comunicación entre empresas crea conocimiento”, opina Martin ante esta filosofía empresarial tan poco extendida en Córdoba.

“Córdoba puede coger un tren en el siglo XXI ya que ha perdido todos en el XX”, sentencia Javier Jiménez.

Etiquetas
stats