El Puente Pellejero de Belalcázar entra en la Lista Roja del Patrimonio por su estado ruinoso

El puente pellejero de Belalcázar.

El Puente Pellejero de Belalcázar ha pasado a engrosar la Lista Roja del Patrimonio que elabora la Asociación Hispania Nostra y que ya recoge más de 950 monumentos por toda la geografía española con riesgo de desaparición si no se actúa de inmediato.

La Asociación Cultural Turdulia Belalcazarensis ha informado en un comunicado de que, con la adición de este monumento, en Los Pedroches existen ahora mismo tres elementos incluidos en la lista, todos ellos en Belalcázar: el Convento de los Cinco Mártires de Marruecos (s.XV), incluido en la Lista Roja, el Castillo de los Sotomayor y Zúñiga (s.XV), recientemente incorporado en la Lista Verde tras las actuaciones llevadas a cabo por la Junta de Andalucía para su consolidación y conservación, y ahora también el Puente Pellejero.

Esta histórica construcción, ubicada entre los términos municipales de Belalcázar y El Viso salvando el paso del río Guadamatilla, se encuentra sometido a un evidente estado de abandono, habiendo sufrido en las últimas décadas el derrumbe parcial de una de sus bóvedas y la pérdida de gran parte del material lítico con el que fue construida su plataforma, dejando patente con ello la necesidad de llevar a cabo trabajos urgentes de consolidación con objeto de evitar su posible ruina y derrumbe.

De titularidad pública correspondiente a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, este monumento constituye uno de los elementos arquitectónicos de origen civil más notables de la comarca de Los Pedroches, siendo muestra patente de la tradición histórica y cultural de la región. Pese a ello, hasta la fecha no dispone de ningún tipo de protección legal ni administrativa que garantice su conservación.

Construido en mampostería de piedra de pizarra, muy abundante en las inmediaciones del mismo, su estructura se caracteriza por la esbeltez y singularidad que le otorgan los dos arcos de medio punto que lo componen, encontrándose el más grande de ellos dispuesto sobre el cauce principal del río y el otro sobre el terreno inmediatamente inundable en los días de mayor caudal.

La silueta quebrada del puente le confiere una singular belleza. La particularidad de dichos elementos, junto con el extraordinario marco natural sobre el que se asienta el puente, le confieren una prestancia elegante y cautivadora a su silueta, que permite al visitante obtener una de las estampas más bonitas de la comarca de Los Pedroches. De fácil acceso al encontrarse apenas a 200 metros de distancia de la carretera que actualmente une Belalcázar y Santa Eufemia, este hecho no resta ni un ápice de magia al entorno, que consigue la inmediata simbiosis del visitante con la naturaleza más salvaje que envuelve el lugar.

Su origen es incierto ya que no existen estudios académicos realizados sobre el mismo. La tradición popular lo califica de romano, inducida probablemente por su aparente antigüedad, por los restos romanos aparecidos en sus proximidades y por la estructura constructiva abovedada de sus arcos de medio punto, pero la aparente falta de sillería no parece propia de las costumbres constructoras de la época.

Desde el puente se observan los restos del molino harinero existente en la orilla perteneciente a El Viso. Sin embargo, y sin perjuicio de que tal vez pudiera existir una estructura romana no conservada en el mismo lugar sobre el que se haya levantado este puente, parece más probable que tenga un origen medieval y que sirviese como acceso desde Belalcázar al molino harinero que se encuentra en la orilla contraria, el cual puede contemplarse perfectamente desde el mismo.

Sea como fuere, la determinación de su antigüedad no desmerece la singularidad del mismo, siendo en cualquier caso un elemento arquitectónico distinguido de la comarca y de su tradición histórica y cultural, merecedor por lo tanto de la necesaria protección para su conservación y puesta en valor. Es por ello que, desde la Asociación Cultural Turdulia Belalcazarensis hemos propuesto la inclusión de este bien cultural en la Lista Roja del Patrimonio, con el propósito de hacer visible la marcada situación de abandono a la que está sometido, sensibilizar a la opinión pública del inminente riesgo de derrumbe que le acecha, concienciar de la posible pérdida irreversible de este importante elemento patrimonial y hacer un llamamiento a las Administraciones implicadas de la urgente necesidad de acometer obras de consolidación que permitan salvar este bello legado cultural, elemento diferencial e historia viva de nuestra comarca.

Por todo ello, la Asociación Cultural Turdulia Belalcazarensis ha animado a los ayuntamientos de Belalcázar y El Viso y a la Confederación Hidrográfica del Guadiana a tomar cartas en el asunto y a emprender las acciones necesarias para salvaguardar esta joya oculta de Los Pedroches, poniéndolo en valor y engrandeciendo con ello nuestro rico patrimonio cultural y material.

Etiquetas
Publicado el
23 de septiembre de 2021 - 08:52 h
stats