El precio del aceite de oliva alcanza los cuatro euros

Imagen de archivo del proceso de obtención del aceite en una almazara.

El precio del aceite de oliva virgen extra alcanzó ayer una cotización media de cuatro euros en origen por kilo. Ésta es la famosa barrera psicológica que ni productores ni comercializadores querían superar. De hecho, se acerca al máximo que se llegó a pagar en la campaña del año 2015, cuando el precio medio en origen estuvo cercano a los 4,3 euros el kilo.

Un precio en origen de cuatro euros es algo que teme el sector como una sequía. Con el aceite en niveles tan altos siempre se produce un retroceso del consumo, que se refugia en otro tipo de grasas más accesibles, como puede ser el aceite de girasol. Reconquistar mercados perdidos por el precio es algo muy difícil para el sector, como se demostró de 2014 a 2016. Entonces, se perdió cuota de mercado que costó recuperar. Solo se hizo justo por lo contrario, cuando los precios se derrumbaron y en 2018 llegaron a cotizar por debajo de los 2,5 euros el kilo en origen, una cantidad que ni siquiera pagaba los gastos de producción.

Desde el inicio del verano, el precio del aceite de oliva coquetea con los cuatro euros el kilo. Los motivos están en la inflación, en la subida de los costes de producción y también en que se espera una campaña muy inferior a la anterior. En principio se estima que habrá un 40% menos de aceite de oliva en el mercado que la campaña anterior, a causa principalmente de la sequía y de las temperaturas extremas del verano que han dejado a los olivos en una situación grave de estrés hídrico.

En los últimos diez años, el precio medio del kilo de aceite de oliva en origen ha estado en 2,7 euros. En los últimos 20 años ha sido de 2,5 euros. Ahora, es más de un tercio superior a esta media, una situación insostenible para muchos consumidores.

La escasez de aceite es tal que los precios en origen del aceite lampante, el de peor calidad, también se paga a una media de casi 3,8 euros el kilo, una cantidad desconocida para este tipo de producto.

El aceite de oliva es el gran producto agroalimentario de la provincia de Córdoba. Prácticamente la mitad de la economía agraria cordobesa depende de este cultivo. Solo Jaén tiene más superficie de aceite de oliva que Córdoba. Andalucía es el gran productor mundial de esta grasa, multiplicando la capacidad de países enteros como Francia o Italia, de ahí la importancia de un sector del que dependen miles de familias.

Etiquetas
stats