Una escuela para luchar por mantener la milenaria tradición de los Danzantes de Fuente Tójar

Un menor, Danzante de San Isidro

La cantera es el futuro para todo. Sin nuevas generaciones que cojan el testigo, rara vez una actividad, iniciativa o tradición consiguen cumplir años. Ese es el objetivo en el que se ha embarcado el municipio cordobés de Fuente Tójar, que el próximo 2 de septiembre pondrá en marcha la primera Escuela de Danzantes para que los jóvenes del pueblo que lo deseen adquieran el aprendizaje del violín y la guitarra, los dos instrumentos más difíciles que aparecen en los Danzantes de San Isidro.

Cada 15 de mayo, los Danzantes bailan ante la imagen de San Isidro, patrón de la localidad, a lo largo del recorrido procesional. Es una seña de identidad del municipio y una de las tradiciones más antiguas y singulares de Córdoba y de Andalucía. Además, en 1963 obtuvo en Madrid el Primer Premio Nacional de Danzas Antiguas. En total, son ocho hombres los que forman parte de la danza y quienes bailan dirigidos por el Maestro, figura esencial, ya que con su toque de pandereta conduce al resto de componentes. Entre ellos, cinco tocan las castañuelas, otro, la guitarra y otro, el violín.

Pero son estos dos últimos instrumentos, confiesa a este periódico la alcaldesa del municipio -Marifé Muñoz-, los más complicados de aprender y, por ende, los más difíciles para encontrar voluntarios que cojan la batuta. La Delegación de Cultura de la Diputación de Córdoba ha sido sensible a la necesidad de luchar por mantener esta danza y, mediante la firma de un convenio de colaboración con el ayuntamiento tojeño, se hará cargo de los gastos que deriven de la puesta en marcha de esta escuela durante el primer año. La idea del consistorio es mantenerla en el tiempo.

La edad no es un hándicap para formar parte de la escuela "ya que es muy importante que cojan práctica y aprendan desde niños", apunta la alcaldesa, que también busca que la situación económica de las familias no influya en la decisión de apuntar o no a sus hijos. Por ello, las inscripciones -que se realizan en la Biblioteca Municipal- son gratuitas y, además, el ayuntamiento ha adquirido siete guitarras y siete violines, por lo que no tener instrumento o recursos para adquirirlo no será tampoco un impedimento. Las clases se darán dos veces a la semana, tendrán una duración de hora y media al día y la escuela será de septiembre a diciembre.

Designación de Bien de Interés Cultural

Desde el año 2017, el ayuntamiento del municipio está trabajando para lograr la consideración de Bien de Interés Cultural para la Danza de San Isidro labrador. El 17 de diciembre de 2018 recibió certificado del acuerdo adoptado por la Comisión Provincial de Córdoba de Patrimonio Histórico en su sesión del 30 de noviembre de 2018 por el que por unanimidad se informaba favorablemente la inserción de esta danza como Bien de Interés Cultural en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz; máxima figura de protección que puede recibir un bien, tal y como se recoge en la Ley de Patrimonio Histórico Español.

En este sentido, la alcaldesa se reunió hace unas semanas con la Delegada de Cultura de la Junta de Andalucía para solicitarle que se retomase este tema y se hiciese la designación definitiva de Bien de Interés Cultural a los Danzantes de San Isidro Labrador de Fuente-Tójar.

Etiquetas
Publicado el
29 de agosto de 2021 - 06:00 h