Coche en casa, bus a la estación y tren hacia Córdoba: el proyecto de movilidad en el Valle del Guadalquivir

Un tren de Renfe en Alcolea

La entrada en vigor de los Presupuestos Generales del Estado para 2023, si finalmente reciben el apoyo de los socios parlamentarios del Gobierno, prevén la puesta en marcha en Córdoba de un proyecto pionero para el fomento del transporte público en España. En el Valle del Guadalquivir existe una línea de tren convencional en servicio, con paradas en varios municipios cordobeses. Actualmente, sí se puede viajar en tren de Palma del Río a Córdoba y Villa del Río. Pero es un servicio que se usa mucho menos de lo deseado. El motivo está en que en gran parte de los pueblos las estaciones están lejos del casco urbano. Y una vez que los ciudadanos arrancan el coche para coger el tren en la mayoría de los casos prefieren seguir viaje directamente hasta Córdoba.

La intermodalidad es algo habitual en Europa, con escaso desarrollo en España. Renfe, hace años, apostó por llevar la alta velocidad a los aeropuertos, por ejemplo. En Madrid existe intermodalidad entre servicios de alta velocidad, media distancia o Cercanías. Mucho menos entre autobuses y trenes, algo que se quiere empezar a experimentar en Córdoba.

Los Presupuestos Generales del Estado prevén una ayuda de dos millones de euros a ayuntamientos del Valle del Guadalquivir en la provincia de Córdoba para que pongan en marcha un servicio de autobuses lanzadera entre el casco urbano y las estaciones. Mientras, en un plan a tres años para su culminación, prevé la reforma de dos estaciones sin uso desde hace décadas en la línea: Almodóvar del Río y Montoro.

Actualmente, los trenes de Media Distancia ya paran en Palma del Río, Posadas o Villa del Río. Son los que cubren el trayecto entre Cádiz y Jaén. Palma del Río, por ejemplo, tiene ocho conexiones diarias con Córdoba. El objetivo es con poco dinero (se han presupuestado un total de 40 millones de euros) poner en marcha un plan piloto que convierta al Valle del Guadalquivir en un lugar en el que sus vecinos usen de manera masiva el transporte público.

El proyecto diseñado por el Ministerio de Transporte prevé elevar a 11 el número de frecuencias diarias entre Córdoba y Palma del Río, y a ocho entre la capital y Villa del Río. Para ello harán falta trenes especiales que cubran el trayecto completo y no los actuales Media Distancia. Transporte prevé comprar más ferrocarriles y entregárselos a Renfe.

Además, y tal y como anunció la diputada cordobesa y actual secretaria provincial del PSOE, Rafi Crespín, el Consejo de Ministros tiene que aprobar la Obligación de Servicio Público. Esa norma, como su nombre indica, obliga al Gobierno a garantizar el transporte en la zona aunque sea deficitario. Así, se financia el coste de los billetes, para que el uso de este transporte sea una opción viable para los ciudadanos.

Para Crespín, los plazos de puesta en funcionamiento del servicio serán muy breves, pues, “en un máximo de 30 días desde la entrada en vigor de los Presupuestos, el Ministerio establecerá las condiciones de frecuencia y horarios, y Renfe empezará a prestar estos servicios en el plazo máximo de otros 30 días desde dicho establecimiento, por lo que estamos hablando del primer trimestre del año” próximo, según señaló. Otras fuentes son menos optimistas, pero sí que señalan que en 2023 podría comenzar este proyecto piloto a funcionar.

En relación con ello, el Gobierno ha contestado a preguntas del diputado del PP Andrés Lorite sobre este tema manifestando que “el proyecto piloto de servicios intermodales de proximidad, que presentó la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en compañía de la secretaria general de Transportes y Movilidad, tiene por finalidad mejorar la movilidad cotidiana en el entorno del Medio Guadalquivir”.

Ante ello, destacan que “los 'servicios intermodales de proximidad' constituirían una nueva categoría pensada para resolver las necesidades de movilidad cotidiana de los ciudadanos, que incorporan una 'etapa' de viaje en ferrocarril y otra por carretera a través de servicios tipo lanzadera”.

También, explican que “los servicios ferroviarios de proximidad, que estarían sujetos al marco de las Obligaciones de Servicio Público, contarían con frecuencias 'intermedias' entre los servicios de Cercanías y los servicios de Media Distancia, y se complementarían con unos servicios lanzadera, a demanda y por carretera, entre los pueblos y ciudades de los entornos de las estaciones de ferrocarril hasta la estación de ferrocarril, con objeto de aumentar su uso”.

Críticas del PP

El diputado del PP por Córdoba, Andrés Lorite, ha criticado este viernes las palabras de los representantes del PSOE, liderados por Rafi Crespín, que “saben a ciencia cierta que no va a haber servicio de Cercanías”, sino que “prevén incrementar las frecuencias” en las actuales estaciones y “se inventan un servicio de autobús”, que teme que “va a servir de poco”, dentro de “una experiencia piloto”, sobre la que ha dicho que “puede ser un fracaso”.

En declaraciones a Europa Press, el popular ha insistido en que “no va a haber Cercanías, porque lo descartó el Gobierno hace mucho tiempo”, pese a “la petición de la sociedad cordobesa desde hace mucho tiempo y que el anterior Gobierno lo estaba trabajando hasta 2018”, con la conexión por ferrocarril entre Villa del Río, Montoro, Pedro Abad, El Carpio, Villafranca de Córdoba, Los Cansinos, Alcolea, Rabanales, Córdoba, El Higuerón, Villarrubia, Almodóvar del Río, Posadas, Hornachuelos y Palma del Río.

Al respecto, el diputado de PP ha aclarado que “para febrero no se contará con un núcleo de Cercanías como existe en Málaga o Sevilla”, de modo que “hay que ser sinceros”, después de que “el Gobierno ha dado al traste con la aspiración de la sociedad en el eje del Guadalquivir”, ha lamentado, recordando que las únicas estaciones habilitadas en el trazado son Villa del Río, Posadas y Palma del Río, además de la capital.

Etiquetas
stats