El turismo rural ofrece una imagen desigual en Semana Santa: casas rurales al 80% y hoteles por debajo del 15%

Un grupo de personas hace Senderismo en la sierra de Córdoba.

Una de cal y otra de arena para el sector del alojamiento rural de Córdoba en el análisis de la ocupación durante Semana Santa. Aunque, en líneas generales, se considera que el turismo rural ha sido el único que ha podido sumar porcentajes de dos cifras durante los últimos diez días, la demanda ha sido desigual, alta en las casas rurales y baja o muy baja en los hoteles rurales.

Según el presidente de la Asociación Empresarial Turismo Provincia de Córdoba (Emcotur), Antonio Ramos, no se puede hablar en términos globales de que la ocupación ha sido alta por esta gran disparidad entre una u otra opción de hospedaje. En las casas rurales, la ocupación durante Semana Santa ha sido de entre el 75 y el 80%, mientras que en los hoteles rurales no ha llegado al 15%.

¿Por qué? Desde que la pandemia de la Covid-19 ha asolado el país y la provincia, la inercia en ciertos viajeros es la de alquilar espacios sin zonas comunes, lo cual lastra el interés de los hoteles, a pesar de que estos hayan hecho una importante inversión en medidas de seguridad sanitaria. Las familias o grupos de amigos, que son el principal usuario del turismo rural, optan por la privacidad que aporta una casa completa en vez de alquilar habitaciones en hoteles o apartamentos rurales.

Y es un dato a tener en cuenta, dado que, según el presidente de Emcotur, de las 15.300 plazas rurales que hay en la provincia, "solo 6.000" están encuadrados en la modalidad de alojamientos en casas rurales y viviendas turísticas rurales (VTAR). Es decir, que la oferta de alojamiento tradicional sigue siendo la predominante en los pueblos de Córdoba.

Esta Semana Santa se ha repetido esta tendencia en Córdoba, donde la demanda de casas rurales se ha comportado especialmente bien a pesar de las restricciones de movilidad. "Ha habido un buen feedback de la capital a la provincia y de la provincia a la capital, pero también entre zonas de la propia provincia", explica Ramos, que detalla que la estancia media ha sido de unas tres noches y que los precios se han mantenido en una horquilla razonable.

Por zonas, la Subbética y el Valle del Guadalquivir han sido las que han suscitado algo más de interés, aunque Ramos hace hincapié en que la demanda ha estado muy repartida por todos los territorios.

Ramos ha resaltado que el "efecto rebote" que ha producido el cierre provincial ha hecho que los cordobeses que solían ir a la playa "hayan vuelto a mirar la provincia, tanto para pernoctar como para excursionismo, lo cual ha beneficiado también a las empresas de turismo activo".

En el horizonte, sin embargo, quedan tres meses para trabajar de cara al verano. Este año, en el que no hay puente de mayo y, de momento, siguen sin preverse la apertura de la movilidad entre provincias, los alojamientos rurales de Córdoba están pensando ya en "salvar el verano y casi que el otoño para poder levantar cabeza y hacer la promoción con vista para que puedan empezar a recuperarse". 

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2021 - 05:45 h
stats