“¡No se toca nada!”: los niños vuelven a las calles de Córdoba en un respiro del confinamiento

Los niños vuelven a salir a la calle tras estar confinados en casa durante 46 días | MADERO CUBERO

Las nubes y la lluvia daban los buenos días a primera hora de este domingo a los niños cordobeses, pero eso no impedía que hoy fueran a hacer realidad los planes hechos durante días sobre cómo sería y qué harían en su primer paseo al aire libre después de 42 días de confinamiento. Hoy tocaba dejar la puerta de casa atrás y echarse a la calle, en una suerte de tercer grado del confinamiento general, concedido a los menores de 14 años y sus padres y madres.

Si a primera hora del horario dispuesto para esta primera salida a la calle -de 9:00 a 21:00- era raro ver no solo a un niño sino a adultos en la vía pública este domingo, a media mañana y aproximándose a las horas del mediodía, la imagen sí era ya la de una nueva realidad: padres y madres con sus hijos, en una gran mayoría con mascarillas, y repitiendo una y otra vez las instrucciones para poder dar el paseo. “¡No se toca nada!”, “Hasta ese edificio de allí es donde podemos llegar”, “Aquí ya nos damos la vuelta que hay un kilómetro desde casa”.

Las bicicletas, los patinetes y alguna pelota ponían el toque de normalidad a un domingo de paseo en la calle y los jardines. Pero la imagen de esta nueva realidad se retrata con mascarillas y distanciamiento social. Padres y madres en solitario con un solo hijo, otros con un par de hermanos y también, al límite de la norma, quienes se han atrevido a salir a la vez con tres niños: “Es que tengo tres hijos. Tienen 4, 7 y 8 años”, decía una madre camino del Vial Norte, enfundada en su mascarilla a juego con las de su prole.

En una calle cercana, un padre y su hijo aprovechaban para saludar a la abuela que se asomaba al balcón para ver a su nieto. La imagen de muchas personas mayores que hoy, aunque no hayan salido a la calle, sí han podido ver a la familia que vive cerca.

“¿Y podemos ir al Aeroclub?”, preguntaba un pequeño a su madre, que pacientemente repetía las normas para salir de paseo. “No, solo caminando a un kilómetro de casa”. “¿Y podemos ir a....?”. La retahíla de preguntas se antojaba larga, mientras entre pasos y brincos daban su primer paseo desde el decreto del estado de alarma.

“El balcón no es suficiente. Es bueno que les dé el aire”

“El balcón no es suficiente. Es bueno que les dé el aire”, argumentaba otra mamá, con dos pequeños, que desde la zona del Chimeneón iban “saltando y corriendo” desde que han salido de casa a pasear. Otros, aprovechaban para que los más pequeños de la casa hayan participado hoy en dar el paseo a sus mascotas. Y algunos, aunque el tiempo no acompañara del todo, también se han animado a pasear a sus bebés en el carrito. Unos y otros paseando. Pocas carreras entre los críos, acostumbrándose lentamente al ritmo de esta salida tras seis semanas de confinamiento.

En la vía pública y en las zonas verdes abiertas para el paseo, se han encontrado, además, con agentes de la Policía Local, que han participado en un dispositivo especial de vigilancia sobre el cumplimiento de las medidas de seguridad durante esta primera jornada de salida de los menores. A alguna pareja -que iba cada uno con un hijo- le han advertido para que esta conducta no se repita o se enfrentarán a una sanción.

Y tras el paseo, más o menos largo, a todos los niños les esperaba otra nueva experiencia y más instrucciones a la vuelta a casa: seguir todas las recomendaciones de higiene para que la ropa, los zapatos y las manos queden limpias. Luego, a buen seguro, contarán cómo ha ido todo a quienes se quedaron en casa y volverán a hacer planes para el paseo que podrán disfrutar al día siguiente.

Etiquetas
stats