Los otros 'Michelines' de Córdoba

Interior del restaurante Casa Pepe de la Judería, uno de los distinguidos en la Guía Michelín.

No todo son estrellas en la Guía Michelin. Es cierto que el manual de cabecera del buen gourmet distingue a los que considera los mejores restaurantes con ese símbolo -redondeado y con más aire de flor de seis pétalos que astro en el firmamento- que ya es sinónimo de excelencia. Pero también es cierto que entre las páginas de ese tocho para el paladar viajero más exigente se esconden otras muchas recomendaciones elegidas por su calidad.

La lista está compuesta por los restaurantes El Caballo Rojo, Taberna Salinas, El Envero, el Nº10, El Blasón, Casa Rubio, La Lonja, Casa Tollín, Tellus, Almudaina, Casa Pepe de la Judería, Los Berengueles, La Cuchara de San Lorenzo, Celia Jiménez, La Taberna del Río y ReComiendo, en la capital. En la provincia, los inspectores de Michelin han distinguido a Balcón del Adarve, en Priego de Córdoba.

Todos ellos cuentan con una nueva distinción que se estrena este año: el plato Michelin, un símbolo que quiere constatar una cocina de calidad y que pretende reconocer el trabajo y servicio ofrecido en ese negocio. En Córdoba, fuera de la constelación de las dos estrellas de Noor y Choco, el resto de los restaurantes cuenta con la distinción del plato Michelin. Es decir, se trata de restaurantes con cocina simple y llanamente de calidad.

Por otro lado, El Envero, La Lonja y Balcón del Adarve reciben la distinción Bib Gourmand, cuyo nombre deriva de Bibendum, el muñeco Michelin. También lo ha hecho La Taberna de Almodóvar del Río, que lleva desde 2004 recibiendo este reconocimiento. Se trata de un reconocimiento otorgado a los establecimientos que sirven buena comida a precios moderados. Estos restaurantes tienen que ofrecer en su carta platos por debajo de un precio específico, fijado de acuerdo a los estándares económicos locales.

Etiquetas
stats