Lourdes Castro: “Yo no quiero verme otra vez en la calle”

Lourdes Castro, en la puerta de los juzgados. MADERO CUBERO
Stop Desahucios solicita que la administración dé una casa a la mujer que va a ser desahuciada por segunda vez de su propio domicilio con sus hijos

Tal y como anunció el viernes al saber que un juez ordenaba por segunda vez su desahucio y el de sus hijos, Lourdes Castro se ha concentrado esta mañana en las puertas de la Audiencia de Córdoba, acompañada de una veintena de personas de la plataforma ciudadana Stop Desahucios. La mujer denuncia que el magistrado no haya esperado a que la Audiencia resuelva el recurso contra la sentencia que ordenaba el desalojo de su casa. Lourdes lleva más de 20 meses ocupando ilegalmente su propia vivienda después de que fuese desahuciada en octubre de 2012 sin dejarle llevar nada más que unas pocas pertenencias. Tres días después, Lourdes encontró la puerta de su casa abierta y regresó con sus dos hijos.

El segundo desahucio al que se ve abocada deriva del juicio al que la llevó la nueva dueña de la vivienda, una empresa luxemburguesa especializada en comprar de saldo inmuebles y que adquirió la humilde casa de Lourdes en una subasta del Banco Santander.“Yo no quiero verme otra vez desahuciada y en la calle”, ha dicho esta mañana. Rafael Blázquez, uno de los portavoces de Stop Desahucios ha puesto a Lourdes como ejemplo por su entereza y decisión de lucha. “Ella fue la primera en Córdoba que ocupó una vivienda, la suya, y optó por resistir con la ayuda de todos”, ha dicho megáfono en mano, “para que nos oigan bien ahí arriba”, ha insistido mirando a los juzgados.

“Si se hubiese aprobado la Iniciativa Legislativa Popular que presentamos y que prohibía los desahucios y promovía la dación en pago y los alquileres sociales, ahora no estarímos aquí y no estaríamos ocupando oficinas bancarias para forzar negociaciones entre los afectados y las entidades”, ha recordado Blázquez. “Exigimos que las administraciones den una solución a Lourdes y le ofrezcan una vivienda, ya sea la suya u otra, para que pueda vivir en ella”.

El juez consideró en sus sentencia que la mujer reside con sus dos hijos de forma ilegal en esa vivienda de la que fue expulsada oficialmente el 19 de octubre de 2012 por impago de una hipoteca de 72.000 euros. Lourdes acudió a Stop Desahucios cuando su caso ya estaba muy avanzado y la orden de desalojo ya pendía sobre su cabeza. Y es que, de los 72.000 euros que la familia pidió en 2005 al banco de Santander hipotecando su propia casa para reformarla, solo pudieron hacer frente a los primeros 12.000 euros.

Etiquetas
stats