El 'levantamiento del 2 de mayo' del chándal, las mallas y las zapatillas deportivas

Cordobeses practicando deporte el 2 de mayo | ÁLEX GALLEGOS

Nunca antes Córdoba había madrugado tanto un sábado de Cruces. Pero este 2 de mayo, desde primera hora de la mañana, el chándal, las mallas y las zapatillas deportivas se han hecho los dueños de la calle. Los cordobeses tenían ganas de hacer ejercicio después de siete semanas confinados en casa por la crisis sanitaria del coronavirus y no han esperado para salir en el primer día habilitado para ello.

Gente joven y de mediana edad han madrugado este sábado para practicar deporte o caminar, en el primer tramo horario establecido para ello, entre las 6:00 y las 10:00. Y si a primerísima hora era más complicado ver a gente en la calle, a partir de las 7:30 el goteo ha sido continuo, hasta avistar a cientos de personas en un primer recorrido por algunos de los lugares más espaciosos para caminar o correr.

“Hemos salido con muchas ganas, tempranito para no encontrarnos con mucha gente”, contaba una pareja que, sin hijos ni perro, soñaba con esta primera caminata al aire libre. Como ellos, otros muchos tenían parecida sensación: “Es, por fin, sentirse bien, con permiso para poder estar en la calle”, explicaban. A su alrededor, decenas de personas entraban y salían del parque de La Asomadilla. Unos, corriendo en solitario y sin mascarilla. Otros, individualmente o en pareja, caminando a paso ágil, algunos con mascarilla, otros sin ella. Pero todos, ávidos por emplear el tiempo permitido para hacer ejercicio después de tantos días en casa.

Los auriculares con música o la radio ha sido la compañía elegida por muchos para practicar deporte este sábado. Avenida de El Brillante arriba y abajo se podían ver también así a decenas de personas, en líneas generales, todos guardando la distancia aconsejada y todos, de uno en uno o de dos en dos como máximo, según lo permitido. El Paseo de la Ribera y Miraflores también ha sido otros espacios copados por los deportistas.

Además, a los runners y caminantes se han sumado esta mañana los ciclistas que, con su equipación deportiva, le daban al cambio de plato en alguna cuesta empinada para agarrarse de nuevo con fuerza al manillar. Otros -también los ha habido- sacaban su bicicleta de paseo y, con camisa y jersey a los hombros, simplemente daban un paseo matutino.

El Vial, un circuito en un único sentido

Conforme avanzaba la mañana, se podía ver a más gente en la calle. Eso ha ocurrido en el Vial, donde la Policía Local se ocupaba de vigilar y explicar a algún despistado que se ha establecido un único sentido para la marcha, con el objeto de que la exhalación de aire de quien hace ejercicio no le dé de frente a nadie al cruzarse, sino que todo el mundo vaya en el mismo sentido.

El Vial se ha convertido así en un circuito de paseantes, corredores y algunos otros haciendo uso del carril bici para el paseo o para cruzar esta parte de la ciudad. “De momento, todo bien. Hay miles de personas en la calle”, decía uno de los agentes de la Policía Local que vigilaba este primer día de práctica de ejercicio.

A lo lejos, en las zonas verdes bajo los paseos del Vial, había quien hacía pesas y tablas de ejercicios, al aire libre y con los rayos del sol que ya empezaba a calentar este día primaveral. Y, entre todos estos deportistas y caminantes, también han salido temprano los paseantes de perros, unos caminando y otros corriendo. Que para eso hoy todo el mundo ha sacado las zapatillas de deporte a la calle.

Etiquetas
stats