La hoguera fue manipulada “2 ó 3 veces” antes de llegar la forense

.
La Policía removió los rescoldos el día de la desaparición de Ruth y José y provocó una nueva “combustión”

La antropóloga forense de la Policía Nacional que erró en su primer informe sobre la naturaleza de los huesos hallados en la parcela de Las Quemadillas (eran de animal y no humanos, dijo) se defendió ante el juez diciendo que la hoguera fue manipulada “dos o tres veces” antes de su llegada a la finca propiedad de José Bretón.

De hecho, la perito relata cómo en la misma noche de la desaparición de Ruth y José, el 8 de octubre de 2011, un grupo de policías llega a la parcela y ve el humo. Al preguntarle a Bretón por el origen, los agentes “remueven” los rescoldos de la hoguera y provocan una nueva “combustión”.

Otra manipulación detectada por la perito ocurre el día 9 de octubre. Según su testimonio, que se basa en las fotografías que la Policía fue tomando, a las 20.19 “la hoguera aparece con unos elementos que a las 20.22 han variado de posición”. En concreto, se trata de un palo largo paralelo a la mesa de hierro y el mango de lo que parece ser una azadilla. También detecta dos mantas o cobertores de cuadros en una de las esquinas de la hoguera, pero sin taparla. A las 20.22, estos elementos ya no aparecen en las fotografías.

El día 10 de octubre, esta forense viaja a Córdoba. No llega hasta las 18.00 (y está allí trabajando hasta la madrugada). Por la mañana, a las 13.00, se realiza una nueva fotografía de la hoguera que le llama la atención y hace hace constar en su declaración judicial. “La hoguera aparece tapada con una especie de uralita transparente con los cobertores descritos por encima”, y el palo largo apoyado sobre estas mantas para evitar que se vuelen.

A las 18.00 de ese 10 de octubre, la perito llega a la parcela y tal y como había ordenado se la encuentra cuadriculada con pequeñas cuerdas para comenzar su minucioso trabajo de recogida de restos. Pero cuando llega asegura “falta el palo largo y faltan las dos mantas”, y la azadilla está caída sobre una de las cuadrículas de la hoguera.

Además, la perito revela que no fue la única policía que cogió huesos de la hoguera. Antes de su llegada, el día 9, agentes de la Policía Científica de Sevilla habían localizado tres piezas que habían retirado. Sus fotografías se las habían remitido por correo electrónico y pudo ver los huesos ya el día 10, cuando llega a Córdoba, y los agentes le entregan las tres piezas metidas dentro de un sobre cada uno.

Todo le lleva a concluir a esta perito forense que no puede asegurar al 100 por 100 si “alguien cambió los huesos de sitio” y que por tanto será difícil determinar la postura exacta en la hoguera de los niños, porque en esta nueva declaración judicial la perito afirma rotundamente que los restos pertenecen a dos pequeños de edades similares a las de Ruth y José.

La declaración de esta perito ante el juez ha motivado, también, la apertura de una investigación por parte del juez José Luis Rodríguez Laínz. Tal y como avanzó ayer este medio, la Policía ha despistado el hueso número 8 de Las Quemadillas, según reveló la propia forense ante el juez. Por ello, el magistrado intenta saber si en algún momento de esta larguísima investigación se ha podido romper la cadena de custodia de las pruebas.

Etiquetas
stats