El freno al almacén nuclear de Villar de Cañas pone sobre la mesa la ampliación de El Cabril

Instalaciones de El Cabril | MADERO CUBERO

La renuncia de Enresa, la empresa pública encargada de los residuos nucleares, de seguir con el proyecto de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) -ideado para guardar los residuos de alta intensidad de todas las centrales nucleares de España-,vuelve a poner sobre la mesa la ampliación del almacén de residuos de baja y media intensidad de El Cabril, en Hornachuelos.

Enresa ha puesto fin al concurso que abrió en 2014 para la construcción del ATC en Villar de Cañas, obra que nunca se llegó a adjudicar por las dudas que presentaban los terrenos elegidos para ello, paralizando el proceso desde 2015. Ahora, esta renuncia definitiva a construir ese nuevo almacén, ha hecho que la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC), plantee una posible ampliación del centro cordobés de almacenamiento de residuos nucleares de El Cabril.

La asociación que integra a los municipios afectados por centrales nucleares "lamenta profundamente que el proyecto de construcción del Almacén Temporal Centralizado en Villar de Cañas no se lleve finalmente a cabo". Y, junto a ello, "considera indispensable estudiar profundamente las diferentes opciones posibles para la gestión de estos residuos, tanto los de alta actividad como los de baja y media actividad, ya que de cumplirse el calendario previsto -de desmantelamiento de las centrales nucleares-, se necesita una rápida ampliación del centro de almacenamiento de El Cabril, situado en Hornachuelos (Córdoba)", argumentan en un comunicado al que ha tenido acceso este periódico.

AMAC recuerda que los municipios nucleares que pertenecen a la asociación se mostraron siempre favorables a la construcción de un almacén centralizado para toda España, que gestionase los residuos de alta actividad procedentes de todas las centrales nucleares. Ahora, reclaman participación y diálogo en el nuevo Plan General de Residuos Radiactivos para buscar la mejor alternativa al ATC de Villar de Cañas. "Se abre una oportunidad para que, en el marco del VII Plan General de Residuos Radiactivos que se está elaborando en la actualidad, se cuente con todos los afectados para conseguir el mayor grado de consenso posible".

Calendario de cierre de las centrales nucleares

"La gestión de los residuos radiactivos no admite atajos que en la mayoría de los casos acaban en proyectos frustrados", recuerda. "En España, estos asuntos necesitan de un amplio debate, teniendo en cuenta además que el calendario de cierre de centrales nucleares que ya existe, concluirá con el de la Central Nuclear de Trillo, en Guadalajara, en el año 2035", recuerdan desde la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares.

El descarte del ATC de Villar de Cañas significa que, como se especuló hace ya una década, El Cabril podría volver a entrar en las quinielas para acoger esta instalación, con una vida útil de 60 años y necesaria para desmantelar los residuos radioactivos de las centrales nucleares.

Hace más de diez años, Villar de Cañas ganó una extraña carrera de municipios españoles por acoger el ATC. Enresa llegó a plantear como opción El Cabril por una cuestión: allí ya existe un almacenamiento de residuos radiactivos pero de media y baja intensidad, además de que el suelo de granito de la Sierra Albarrana sería idóneo para esta construcción. Muchos ayuntamientos ofrecieron suelo ya que a cambio iban a recibir una enorme compensación económica, aunque en la provincia de Córdoba hubo protestas que incluso llevaron a la Junta a asegurar que Andalucía ya había puesto su cuota con los residuos radiactivos.

Etiquetas
stats