Doscientas costureras de la provincia producen 70.000 mascarillas y 8.000 batas para los sanitarios

Costureras haciendo mascarillas y batas.

La idea inicial de una vecina de Aldea Quintana, Carmen Martín, con una empresa de confección que quiso ayudar a producir elementos de protección para los profesionales sanitarios ante el coronavirus, se ha traducido ya en un batallón de doscientas costureras que han producido más de 70.000 mascarillas y 8.000 batas protectoras.“Nuestro aplausos son puntadas y puntadas”.

Costureras de La Carlota y sus aldeas, La Victoria, La Guijarrosa y Santaella se sumaron a esta iniciativa para que “ningún sanitario estuviera sin protección”, explican en una nota. Coordinados desde la Plataforma de Vecinos de Aldea Quintana, todo comenzó “con el impulso de ayudar como sea a la población a protegerse”, elaborando mascarillas para

repartirlas entre la gente más cercana. Pero tras la toma de contacto con el Hospital Universitario de Reina Sofía a través de una enfermera, desde el Imibic y la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales del hospital les marcaron ciertas pautas para que sus mascarillas fueran lo más efectivas posibles.

Junto a ello, desde el Hospital San Juan de Dios, ante la posible necesidad de material, se diseñaron unas batas protectoras y capuchas lo más adecuadas posibles con los materiales y recursos disponibles. Y, con todo ello, la Plataforma de Vecinos de Aldea Quintana realizó la segunda compra de material para las mascarillas y puso a disposición de quienes quisieran colaborar una cuenta bancaria.

Al instante comenzó a recibir donativos de diferentes colectivos de La Carlota, de particulares y trabajadores autónomos. Igualmente recibió la colaboración tanto de la parroquia como de los ayuntamientos de La Carlota y La Victoria. A los pocos días se unió el pueblo de Santaella y sus aldeas con sus donativos y costureras. Asimismo, también desde la Guijarrosa se unieron costureras.

Por su parte, el equipo de Protección Civil y la Policía Local de La Carlota están realizando los desplazamientos para unir esta cadena de producción. Y es que la tarea acaba con la esterilización del material producido que voluntariamente realizan dentistas, podólogos y veterinarios de La Carlota, “garantizando así que no estén contaminadas”.

Ayuntamientos, empresas, particulares, todos a una

Ayuntamientos y asociaciones de pueblos cercanos se pusieron en contacto para adquirir material para producir mascarillas y desde la empresa de Carmen Martín se pusieron a disposición cortadas sólo para coser, miles y miles de materiales para mascarillas llegaban a Almodóvar, Guijarrosa, Santaella, Guadalcázar, etc.…. Otros grupos han seguido las

instrucciones con patrones y referencias y han creado grupos paralelos de trabajo.

Actualmente, un equipo de mas de 200 costureras están pasando sus días de  confinamiento regalando puntadas a los miles de sanitarios que arriesgan sus vidas por la de los demás. “Llevamos más de 70.000 mascarillas y cerca de 8.000 batas elaboradas”, cuentan entusiasmados.

Y agradecen la idea inicial de Carmen Martín y la labor de las costureras implicadas, “por sus incansables horas de trabajo”, además de a las empresas locales que han colaborado poniendo material y tejidos para la confección, o pagando los portes de los envíos.

“Esperemos que esta situación nos sirva para darnos cuenta de la importancia que tiene usar proveedores nacionales, que nuestro bienestar no puede depender de la bondad de países vecinos”, reflexionan. “Aprovechemos para fortalecer nuestro sistema de fabricación y sepamos contar con los nuestros para las buenas igual que contamos con ellos en las malas. La solidaridad de la Campiña se está viendo crecer en estos tiempos tan difíciles para todos”.

Etiquetas
stats