Denuncian la aparición de ratas y ratones en el centro de salud de Villanueva de Córdoba

Uno de los roedores, sostenido por personal del centro sanitario.

Un celador conductor del centro de salud de Villanueva de Córdoba ha denunciado ante Salud Pública que el equipo médico y los pacientes llevan “conviviendo con ratas y ratones desde hace meses”, y que, desde que se interpuso la denuncia, el pasado día 7 de septiembre, no se ha solucionado el asunto, a pesar de que se han acometido unos trabajos de desratización que no han tenido éxito.

El pasado día 7, tal y como muestra la imagen que acompaña esta información, este celador y el equipo del centro se encontraron con un roedor en la Sala de Urgencias del centro de salud. Entre él y otras personas lograron atraparlo y finalmente lo mataron, aunque comprobaron que no era el único, puesto que pudieron ver y oír como otro ratón se movía por el conducto de ventilación. Este episodio no era el primero, pues según señala el denunciante, el centro de salud linda con el mercado de abastos de la localidad, y especialmente por las noches, el ruido de los roedores es continuo.

De este modo, tras interponer denuncia, el Ayuntamiento, siempre según su testimonio, envió un equipo de desratización que comprobó que lo que decían era cierto, pues encontraron excrementos de ratón en varios puntos, y anunciaron que tomarían medidas. Sin embargo, según este celador, lo que ocurrió fue que el equipo de desratización acudió varios días más tarde “en horario de mañana, cuando más gente hay y no se pueden desalojar consultas, y sencillamente pusieron cuatro trampas para ratones”.

El resultado es que los roedores “siguen campando a sus anchas por el centro de salud”. El denunciante no entiende cómo es posible que esto ocurra, dado que “si esto pasa en cualquier establecimiento normal, Salud Pública lo clausura de golpe”. Sin embargo, a su juicio, la Delegación de Salud de la Junta se está “sacudiendo las pulgas con este asunto” y no está actuando con diligencia.

Se trata, según detalla, de un centro en el que trabajan una treintena de personas entre médicos, trabajadores sociales, enfermeros , celadores conductores, técnicos, auxiliares y administrativas, y que da servicio, según asegura, a casi medio millar de personas cada día. “Y yo no estoy para cazar ratas, sino para hacer mi trabajo”, aclara el denunciante, que espera que la Junta tome de una vez cartas en el asunto, y no tenga que aparecer un nuevo roedor en la sala de urgencias.

Etiquetas
stats