Cordoba soporta una alta densidad de pueblos expuestos a contaminación cancerígena

El dióxido de nitrógeno y el cadmio son los gases de los vehículos a motor que más contaminan en Córdoba | PIXABAY

A pesar de que formalmente Córdoba es una provincia industrial, parte de su geografía está salpicada por una alta densidad de municipios que sí soportan grandes cantidades de emisiones contaminantes de este tipo de actividad. En su mayoría, las chimeneas de polución no son otras que los tubos de escape de los vehículos a motor. Sustancias que, además, están ligadas a una mayor probabilidad de padecer cáncer. Así se desprende del mayor estudio realizado hasta la fecha que pone en relación la prevalencia de los tumores malignos y los gases contaminantes de origen industrial, avanzado por el diario El País.

El estudio ha sido realizado por cinco investigadores del Centro Nacional de Epidemiología, en Madrid, y sus conclusiones se han publicado recientemente en la revista científica Environmental Research. En las mismas se destacan que la mortalidad por cáncer es un 17% mayor en municipios expuestos a gases de origen industrial.

En el mapa que traza el trabajo publicado, buena parte del centro de la provincia cordobesa, incluyendo a la capital, está coloreado con el azul oscuro. Esta tonalidad marca una alta densidad de municipios azotados por importantes dosis de gases contaminantes y cancerígenos. Otro pico se descubre al norte de la provincia, en la zona de Los Pedroches. Pero contrasta con el hecho de que no se descubran zonas tan amplias en extensión en otros puntos de la geografía española con larga tradición de industrias.

Los datos del último informe recogen hitos de los últimos cinco años pero coinciden, al tratar de polución, con otros publicados en los últimos meses. En conjunto, todos dibujan a Córdoba como una de las ocho ciudades con más contaminación en el aire de España. En Andalucía, solo Granada, y por poco, tiene más polución. De hecho, la ciudad de Córdoba ha tenido picos, especialmente en invierno, rozando el límite fijado por la Comisión Europea para que el aire que respiran sus ciudadanos no sea demasiado nocivo.

La situación cordobesa ha empeorado en los últimos años, según el último informe del Ministerio de Medio Ambiente. La causa está en un aumento del tráfico en las principales arterias de la ciudad, principalmente en el Vial Norte. Además, el aire de Córdoba está mucho más contaminado que el de ciudades mucho más habitadas y con un parque de vehículos más amplio como Sevilla. En el centro de la capital andaluza se miden 20 microgramos de dióxido de nitrógeno.

El Ministerio ya ha advertido a Córdoba. En 2015 hubo varios días en los que los episodios de contaminación se dispararon. De hecho, Córdoba es una de las ciudades que más de cerca se están vigilando. También se superaron los umbrales en Madrid (donde se ha llegado a restringir el tráfico en algunas zonas de la ciudad), en Barcelona, Valencia, Murcia y Granada. Salvo Granada, todas estas ciudades tienen más habitantes que Córdoba.

Córdoba carece además de un plan local de lucha contra la contaminación. En enero del año pasado, la concejala de Medio Ambiente, Amparo Pernichi, anunció que el Ayuntamiento ya trabaja en la redacción de uno que persigue, precisamente, acabar con estos peligrosos episodios de contaminación para la salud pública.

Los datos que maneja la Comisión Europea son preocupantes: cada año más de 400.000 ciudadanos europeos mueren de forma prematura como consecuencia de la mala calidad del aire que respiran. Por eso, Bruselas ha decidido dar un ultimátum a los países que sistemáticamente incumplen los límites de contaminación que impone la legislación europea, entre los que se encuentra España.

Etiquetas
stats