El Consistorio deja fuera al antiguo Simago de la zona turística comercial

FOTO: MADERO CUBERO
El Pleno aprobará por unanimidad que la zona Patrimonio de la Humanidad sea la que se acoja a la liberalización de horarios aprobada por el Gobierno

Al final hubo consenso y todos contentos. El Ayuntamiento de Córdoba aprobará en el próximo Pleno que la zona declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994 sea la considerada como zona de influencia turística, según informó el concejal de Comercio, Ricardo Rojas (PP). El Gobierno aprobó en junio un decreto para liberalizar totalmente el sector del comercio nacional y consideró a Córdoba como una de las 12 capitales de España en la que, por el turismo que recibe, tiene que delimitar una zona concreta para que sus comercios puedan abrir cuando quieran (incluso las 24 horas del día). El acuerdo, alcanzado esta misma mañana por consenso con todos los grupos políticos, con la Federación del Comercio en Córdoba y los consumidores representados por Facua, deja fuera al antiguo Simago, propiedad de El Corte Inglés.

La calle Jesús y María no está incluida dentro de la delimitación que en su día hizo la Unesco de lo que era y no Patrimonio de la Humanidad en Córdoba. Esta zona comienza en el barrio del Alcázar Viejo por el Oeste, delimita con la Torre de la Calahorra (y todo el Puente Romano) por el Sur, alcanza a la calle San Fernando desde la Cuesta de Luján por el Este y finaliza en la calle Juan Valera y el actual Conservatorio de Música por el Norte.

El consenso sobre esta decisión es total. Todos los asistentes a la reunión convocada por el concejal Ricardo Rojas hablaron de “éxito”. Los portavoces de los tres grupos de la oposición (UCOR, IU y PSOE) anunciaron su voto favorable a una propuesta que tiene que aprobar el Pleno para que la Junta tome conocimiento. Según el decreto del Gobierno, las ciudades consideradas como de especial influencia turística comercial tienen que tener delimitadas las zonas que designen antes de enero de 2013.

La medida consensuada esta mañana apenas si supondrá trastorno alguno a los cerca de 500 establecimientos del casco histórico de Córdoba, según aseguró el presidente de la Federación Comercio Córdoba, Rafael Bados. La ciudad ya aplica la Ley del Comercio de Andalucía desde hace años que permite absoluta libertad de horarios a todos los comercios que no superen los 300 metros cuadrados de superficie, “y en la zona declarada Patrimonio de la Humanidad no hay ninguno”, insistió Bados. “Esto es cambiarlo todo para que nadie cambie”, agregó el portavoz municipal de IU, Francisco Tejada.

En la misma línea, el concejal de Turismo, Ricardo Rojas, aseguró que “la única diferencia” que notarán a partir de ahora los comerciantes y usuarios “es que se cumple con un decreto ley”. De hecho, Rojas dijo que “hay quien se pregunta el porqué de que Córdoba haya sido designada” como ciudad de influencia turística. “¿Tiene Córdoba turismo comercial? Yo voy a poner interrogantes a esa pregunta”, agregó, al tiempo que insistió en que “Córdoba es una ciudad monumental” y los turistas que recibe vienen buscando monumentos y cultura, y no precisamente a comprar en sus comercios. “Córdoba no es Madrid”, concluyó Rafael Bados.

Etiquetas
stats