La comisión del casco urge a sustituir los palcos de la carrera oficial por sillas y a limitar las cruces de mayo

Instalación de palcos en la carrera oficial en el entorno de la Mezquita Catedral | ÁLEX GALLEGOS

Ni palcos ni más cruces de mayo ni veladores en los entornos de los bienes patrimoniales del casco histórico. La Comisión Municipal de Usos del Casco Histórico de Córdoba ha emitido un documento e informe final, encargado por el Ayuntamiento y asumido por unanimidad por el Consejo del Movimiento Ciudadano, que es muy taxativo en cuanto a los usos de tres actividades principales: la carrera oficial de la Semana Santa, las cruces de mayo y los veladores.

Sobre la carrera oficial de la Semana Santa, la propuesta está clara: sustituir la instalación de palcos en el entorno de la Mezquita Catedral y en la Puerta del Puente por sillas. “Hasta ahora el proyecto presentado por el Ayuntamiento para la celebración de la Carrera Oficial en el entorno de la Mezquita ha sido muy básico”, critica la comisión, que reclama “para próximas ediciones mayor información sobre los planes de seguridad y evacuación”.

Así, a través de cinco puntos unánimes, la comisión reclama que no se instalen palcos en la Puerta del Puente ni en el entorno de la Mezquita Catedral, y que se dé “cumplimiento de la Ley de Patrimonio referente a la imagen urbano de los BIC y monumentos, por lo que se recomienda la colocación de sillas”, exponen. También rechazan la instalación de “bandas elásticas” en la zona y que el Ayuntamiento “debe exigir el estricto cumplimiento de las normativas legales en este tipo de eventos”. “Todos los miembros de la comisión estamos de acuerdo que es necesario el diálogo entre todos, Ayuntamiento, cofradías y ciudadanos”, concluyen.

Cruces de mayo

En cuanto a las cruces de mayo, la comisión llega a un consenso en 14 puntos diferentes y reclama regular este evento popular para que no se le vaya de las manos al Ayuntamiento. Así, plantea que no se permita “la instalación de nuevas cruces en el Casco Histórico” más de las que ya hay, y que las existentes no se instalen “fuera de su ámbito de influencia”. El montaje, aseguran, deberá realizarse en la misma zona.

La comisión del casco también reclama que exista “trascendencia y compromiso vecinal del colectivo o entidad que solicita instalar la cruz concretado en el trabajo vecinal, social y cultural que desarrolla dicha asociación”. “En una zona donde concurran varias cruces, en primer lugar ver si se corresponde con su zona de influencia y, si es que sí, quedará la más antigua; a la otra, si desean seguir montándola, se le ofrecerá otro espacio pero no será en el Casco Histórico. La que no corresponda si se le ofrece otro espacio y no lo aceptan, denegar su instalación”, exponen.

En cuanto al ruido, reclaman que se cierren aquellas cruces que cumplan la ordenanza de decibelios, que se limite el número de cruces por barrio, “que se le apliquen las tasas por ocupación de vía pública a aquellas cruces que coloquen veladores” y que haya respuesta de la Policía Local cuando llaman los vecinos por exceso de ruido“, además de un mayor control del botellón y la instalación de más aseos por parte de Sadeco.

Vía pública

La comisión reclama un casco histórico más habitable y sostenible, “convirtiéndolo en un espacio atractivo para los jóvenes, potenciando el comercio de cercanía y que permitirá mantener y cuidar la vida de sus vecinos y residentes, ya que si algo caracteriza a nuestro Casco Histórico respecto al de otras ciudades históricas es que es un Casco vivo y vivido y deseamos que siga siendo así y no un simple decorado de cartón-piedra”, señalan.

Así, piden que se realice “un calendario anual único de actividades en la vía pública, coordinando su desarrollo y modificando o no autorizando las que interfieran de manera acusada con la convivencia vecinal. Se elaborará el mismo en el último trimestre del año con vistas al siguiente”. “Las actividades fuera de ese calendario deberán solicitarse con antelación de un mes para proceder a su tramitación y su autorización deberá estar justificada”, reclaman.

También quieren “revisar las ordenanzas municipales relacionadas con la vía pública coordinando su aplicación y generando para ello una ordenanza marco. Mientras tanto, es urgente que se apliquen las ordenanzas vigentes en defensa del interés general y no de los intereses privativos, lucrativos y particulares”.

La comisión pide que se fomente “la distribución de actividades por otros barrios y distritos, evitando su concentración en la zona del Casco Histórico”, que se cree “un portal web municipal donde se recojan todas las actividades autorizadas con tiempo suficiente para que la ciudadanía pueda tener conocimiento con suficiente antelación para ajustar su vida diaria y en el que se incorporen, por parte de las áreas y organismos municipales correspondientes, las autorizaciones de actos en el Casco Histórico o que afecten al mismo” y que “todo el Casco Histórico debería ser considerado normativa y jurídicamente área protegida de prioridad residencial garantizando su habitabilidad, sostenibilidad y pervivencia. Puesta en marcha de medidas para diversificar la actividad económica en el Casco que debería ser de preferencia residencial frente al uso terciario”.

La comisión reclama además que se cumpla el Plan de Usos de la Corredera que se aprobó en 2003 y que se inicie el expediente “de declaración de zonas acústicamente saturadas desde la Puerta del Puente a calle Badanas , Corregidor Luis de la Cerda, Cardenal González, Lucano, Lineros, Plaza de la Corredera, Ronde de Isasa, Paseo de la Ribera, eje Padres de Gracia- Realejo-San Pedro y calle Alfaros”.

También piden “mapas de ruido específicos para terrazas”, “una red de medidores acústicos en ámbitos a determinar del espacio público con tomas de datos continuos y en tiempo real” y que se adecuen “las actividades potencialmente ruidosas a la calidad acústica de los barrios y no a las actividades de ocio”.

La comisión urge a trasladar los grandes conciertos fuera del casco (La Noche Blanca), controlar los veladores en los entornos de los BIC, “actuar sobre la contaminación visual”, “revisar y unificar las ordenanzas municipales sobre la vía pública y los organismos públicos que actúan sobre la misma, desde urbanismo y Área del Seguridad” y la “creación de un ámbito administrativo de coordinación municipal de actuación sobre la vía pública que llevaría a una mejor actuación y cumplimentación de las ordenanzas”.

Etiquetas
stats