Alimentos ecológicos de la mano de su productor personal

Expositores de pan | TONI BLANCO
La Colmena que dice sí abre en Córdoba su primera instalación en Andalucía donde los consumidores pueden comprar alimentos ecológicos directamente a productores locales artesanales

La Colmena que dice sí

Unos espárragos ecológicos sobre pan de semillas hecho manualmente, acompañado de cerveza artesana o vino de la tierra. Su productor personal se lo trae cada semana del campo a la ciudad y usted solo tiene que hacer el pedido para recogerlo cada semana. Ese es el plan que propone La colmena que dice sí, una iniciativa a nivel europeo que ha abierto su primera instalación en Córdoba y que trata de acercar a los consumidores a los productores de alimentos de calidad, ecológicos y, sobre todo, de proximidad.

En su presentación al público este martes, varias decenas de personas se arremolinan frente a los stands donde una docena de productores cordobeses exponen los alimentos que cada semana se podrán adquirir en la Colmena El Semillero, situada en el polígono industrial de Chinales. Ante ellos, los productos recién cogidos de la huerta, los vinos y cervezas hechos artesanalmente, las conservas naturales, aceites de oliva de la tierra, miel, patés, naranjas y un surtido variado de panes.

"Estamos hartas de comprar verdura mala en el supermercado", es la razón que lleva hasta allí a María Dolores y otra amiga, curiosas por comprobar la calidad de los productos e informarse del modo en que podrán hacer la compra semanalmente. Y eso, explica el promotor de la idea en Córdoba, Sebastián Moreno, es fácil. Sólo hay que inscribirse en la web de la Colmena, realizar tu pedido, pagarlo con tarjeta y recoger tu compra cada martes en horario de tarde en las instalaciones de Chinales.

De manera periódica o puntualmente, quien opte por esta nueva forma de comprar alimentos tendrá cara a cara a los productores -doce de momento componen la Colmena-, en una iniciativa que se basa en recuperar la confianza entre productores y consumidores, además de ajustar los precios para unos y otros sin intermediarios en el camino.

"Son nuevos hábitos de compra", explican los promotores, que cuentan a los clientes cómo estas particulares colmenas nacieron hace tres años en Francia y su éxito las ha hecho generarse en varios países. En España ya funcionan una docena de ellas y otras tantas están en construcción para abrir próximamente. En Andalucía, la primera en abrir ha sido la instalada en Córdoba.

"Yo apuesto por lo local, por apoyar a los pequeños productores y por un consumo más responsable", explica Lucía, otra clienta de la Colmena sobre sus razones para participar en ella. "Son productos de mayor calidad y también se fomenta la confianza mutua entre el productor y el consumidor", señala mientras se dispone a probar alguno de los panes.

"La ventaja es que el productor va a poder poner el precio a su producto, porque se trata de marcar un precio justo ,sin intermediarios". Y por eso, presentándose a sí mismos y a lo mejor de su producción, tras los mostradores exhiben y dan a probar los alimentos que la Colmena ofrece. El carrusel de sabores de la tierra parece convencer a la mayoría de los presentes, entre bocado y sorbo, piensan ya en llenar su despensa cada semana con productos de cercanía.

Porque además, prácticamente todos esos productos, que vienen de distintos puntos de la provincia de Córdoba, cuentan con certificados ecológicos y la garantía de la calidad de su producción que, además, supone un espaldarazo para el desarrollo económico y social local. Y es que sobre cada alimento vendido, el 83,3% es para el productor, el 8,35% es la fuente de ingresos que recibe el promotor de la colmena por su gestión y el último 8,35% es para el equipo de personas que gestiona el proyecto global en España. Ahora, aquí en Córdoba capital, su productor personal le espera.

Etiquetas
stats