El alcalde reconoce botellones en el entorno de las Cruces

.
El consumo irregular de alcohol se produjo de manera irregular en los alrededores de algunas plazas

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto se ha congratulado este lunes de que los episodios de botellón no se hayan generalizado en las inmediaciones de las Cruces de Mayo pero sí ha reconocido que la bebida irregular en la calle se ha trasladado a zonas cercanas al perímetro de las casetas. “Las Cruces son una fiesta que de por sí supone el admitir el consumo de bebidas en la calle. Lo que hemos tratado es que las Cruces conserven su esencia y que no sean excusa para que otros hagan otro tipo de consumo en la calle. Creo que eso ha funcionado”, afirmó Nieto antes de añadir que “el efecto de cuando no se puede hacer botellón en la Cruz es que los primeros que se perjudican son las calles próximas a esa cruz”.

Nieto ha reconocido que, a pesar de que “este año el éxito es que se han eliminado de primera línea” los botellones, “tenemos que asumir que en la segunda línea, en las calles adyacentes, sí que se han producido fenómenos de este tipo que tenemos que evitar en años sucesivos con actuaciones policiales”. Pero, sobre todo, el alcalde ha apelado “a la educuación y al respeto al los vecinos y al entorno”.

José Antonio Nieto ha admitido que “las Cruces suponen molestias a quienes vivimos cerca de donde estas se instalan”. “Es un hecho de siempre y es un hecho que va a seguir ocurriendo en el futuro”, advirtió. El regidor dijo que “es materialmente imposible que una afluencia tan masiva de personas a sitios no habilitados” no causen problemas, puesto que las cruces se instalan “sin los servicios habilitados, éstos hay que improvisarlos y tienen que ser efímeros”. Eso supone molestias de mucho tipo: ruido, tránsito de personas, personas que no se comportan adecuadamente “y provocan esos olores que a todos nos desagradan”, dijo el regidor en referencia a los orines. “Afortunadamente, la ciudad se ha preparado bien para resolver estos problemas y por eso quiero felicitar a los trabajadores de Sadeco [empresa municipal de limpieza] que han vuelto a dar un ejemplo de entrega”.

Estas Cruces parecen haber sido más tranquilas con respecto a los botellones si se las compara con las del año pasado en la que se provocaron desperfectos en el monumento del Cristo de los Faroles en la plaza de Capuchinos y hubo dificultad en el curso de algunos autobuses de Aucorsa por Alfaros, debido a la concentración de personas en la cuesta del Bailío. Este punto en concreto de botellones ha logrado erradicarse en las últimas cruces.

Etiquetas
stats