¿42,7 solo? Vamos mercurio, que puedes subir más...

Dos turistas se protegen del calor en el Puente Romano | TONI BLANCO
Las temperaturas vuelven al alza y se esperan nuevos picos esta semana

Los termómetros de Montoro marcaron ayer 42,7 grados a la sombra a las 18.30. Al plumilla que les escribe se le acaba ya la imaginación. No solo porque los calores -tan elevados y tan continuos- no ayudan, sino porque arremangarse la camisa, los pantalones y hasta el cuero cabelludo para redactar esta nueva nota estival que usted lee, no es fácil.

Cómo decirle, amigo lector, que las altas temperaturas que soporta no van a decaer, si ya sabe que apenas lo han hecho este verano. La Agencia Española de Meteorología tampoco espera que la cosa mejore. Y en su página web sigue pintando de (aviso) naranja el valle del Guadalquivir. Y cómo contarle todo esto de una forma distinta y diferente -que diría la consejera de Cultura- sin repetir muletillas del oficio como ola de calor, ardiente verano, sol inclemente o el estío llegó para quedarse. No es fácil, camarada cordopolita. No es fácil.

Lo peor es que uno termina mirando a ese termómetro de la terraza y, presa de la desesperación, le reta alzando la frente sudorosa. “¿42,7 solo? Vamos mercurio, que puedes subir más...”. Y claro que puede hacerlo. Como hace una semana, que llegamos a 45,2 grados. 45,2 así, en general, porque en plena calle, a las seis de la tarde, la sensación térmica podía ser dramáticamente superior. Por no hablar de esos ya míticos 46,6 grados del 23 de julio de 1995, una fecha que alguno se habrá tatuado en el sobaco.

Veremos qué nos depara el mercurio esta semana... Y la que viene... Y la otra...

Etiquetas
stats