Paletas que no se comen

Navidad es tiempo de paletas. De las que se comen y de las que no, que es el caso de las mil y una paletas de maquillaje. Son el regalo perfecto de las adictas a la barra de labios y el capricho multicolor del coleccionista, pero también un objeto muy útil que permite tener a mano, bien en el tocador, bien en el bolso que utilizamos a diario, bien en el equipaje de nuestras escapadas y vacaciones, cuanto se necesita para iluminar el rostro. Rouge de labios, colorete, sombras de ojos, corrector, polvos bronceadores, brochas y espejo... Todo puede reunirse en una paleta o en varias. 

Imprescindibles. La opción más práctica es la paleta que resuelve por completo el maquillaje de ojos, mejillas y labios y la que por su calidad y tonos se convierte en una herramienta favorita e indispensable. A esta categoría pertenecen la paleta de Mac Cosmetics Look in a Box-All About Plum Kit, lanzada este pasado verano y aún a la venta en Nordstrom pero solo para EEUU, las de la colección Holiday de Mac, y las muy diversas de Bobbi Brown, Nars, Benefit Cosmetics y Urban Decay, que también ofrecen estuches de este tipo, con varios tonos de labios y sombras. 

Profesionales. Otro valor seguro son las paletas profesionales de MAC Pro y las similares de marcas como Make Up Forever o KIKO. Se adquiere la paleta con sus correspondientes espacios para las pastillas de maquillaje (dos, cuatro, seis, 15 ó 30, según la firma) y se eligen los tonos para componer un maquillaje adecuado a nuestra fisonomía y estilo. 

Específicas. Las paletas centradas en un solo producto resultan más prácticas de lo que pueda parecer y sirven para ir cambiando el maquillaje sin complicarse mucho, porque en tres paletas está todo para ir de diario y para arreglarse según la estación. Paletas como Urban Decay3, las de ojos de Marc Jacobs, a la venta en Sephora, más las completísimas y de excelente precio Run Boy Run (ojos) y Hot Spice (colorete), de Make Up Revolution, y Ballet y Siren (labios) de Sleek contienen looks para todo un año. 

De colección y lujo. En este nivel sobresalen Guerlain, Dior, YSL y Chanel con sus paletas joya de edición limitada y las exclusivas para los Duty Free de los aeropuertos. Hay quien las utiliza y agota su contenido y quien las venera como objeto de colección. Algunas incluso tienen como protagonistas a mascotas como Shupette, felino de Lagerfeld y musa de la colección de Navidad de Shu Uemura.

BBB. En la categoría de buenas, bonitas y baratas reinan las paletas de Sleek, y Make Up Revolution, a la venta en Primor . Las de labios y de colorete de Sleek junto con las de sombras de ojos I Divine de la misma marca, en especial la Arabian Nights, merecen la pena. 

Paletas, muchísimas paletas, de las que se comen y de las que no, pero todas , empezando por el sabroso y saludable alimento de Los Pedroches valen para hacernos sonreír y tener buena cara. Sobre todo si vienen con un lazo de regalo. 

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación. 

Etiquetas
Publicado el
6 de diciembre de 2014 - 03:43 h