Carta abierta al presidente del Gobierno

.

Vaya por delante que no soy votante suyo, no vaya usted a ofenderse y preocuparse por haber perdido un partidario, aunque espero que haya más de uno que si lo haga. Y ante todo, respeto a los que si le apoyen. Soy un auténtico defensor del respeto entre las personas, y tengo amigos de todos los colores políticos, razas y religiones que mi vida me ha permitido hasta hoy.

Para ser sinceros, antes de que llegara todo esto, siempre decía que su caso sería de estudio en las escuelas de negocio en un futuro. Como un político, apartado por su propio partido, es capaz de tragar y tragar para volver a resurgir y una vez hecho, hacer todo lo indecible para ser presidente del Gobierno. Faltando a su palabra una y otra vez, demostrado por la tan canalla hemeroteca (convertida en el juez universal en estos tiempos). Hubiera parecido usted un autónomo luchando por su empresa (¡uy! Lo que he dicho!)

Pero es que, a día de hoy, he de reconocer que mis impresiones sobre usted y los que le rodean gobernándonos deja mucho que desear. Y nos lo demuestran día tras día, mejorando (nótese el sarcasmo) los mensajes y actitudes, que a los españoles nos trasladan.

En tres días son capaces de hundir, matar, rematar y volver a triturar, a ese pequeño autónomo-empresario. Sin darle visos de ayuda, escuchando sandeces y afirmaciones sin sentido. Leyendo respuestas a preguntas pactadas. Así que, querido señor presidente, no estoy contento.

Ya hace mucho tiempo, en este mismo espacio (al que estoy seguro que usted no sabrá que existe, pero aquí estoy yo para lo que haga falta) hablábamos de que un político debe gobernar para todos, no solo para los que supuestamente le hayan votado. Usted ahora mismo no se para quien está gobernando, la verdad, porque no veo a nadie contento.

Y lo peor, y aquí le voy a echar una mano, es que esta usted rodeado de ineptos igual que usted, y eso es un problema. En otra entrada hace meses comentaba que siempre hay que rodearse de personas y profesionales mejor que uno mismo, ya que como comentaba: somos la media de las 5 personas que nos rodean. Por tanto, al rodearnos de mejores que uno mismo, siempre creceremos como profesionales. En su caso, ha creado usted la regla a la inversa.

Por un lado, tenemos una ministra de Hacienda que el 25 de febrero en rueda de prensa decía "España cuenta con un sistema cualificado y preparado. Estamos vigilando la situación para actuar con las pautas necesarias". Para hace 3 días decir que estamos en guerra por conseguir material necesario para "esta situación". Teniendo a un sector como es el de la sanidad, que siempre fue criminalizado, que se está dejando la piel (y la vida) sin que sus "jefes" (el gobierno español) les haya preparado, dotado de medios para la lucha ni nada que se le parezca (pero la ministra decía que si). A diario nos llegan mensajes de amigos cercanos que nos cuentan la falta de material y situaciones extremas. Apúntenlo.

Otro. El 27 de marzo en su cuenta de Twitter, El Ministro de Consumo, el Sr. Alberto Garzón, decía y cito textualmente "estamos ante una importante crisis económica y este gobierno no va a permitir que la pague la clase trabajadora". Pero vamos a ver, alma de cántaro, ¿pero donde está esa guerra y mal hacer entre empresarios y trabajadores?

Vera, le voy a explicar lo que están haciendo los empresarios: luchar por sus empresas y por sus trabajadores. Eso estamos haciendo (me incluyo). Estamos arriesgando nuestro patrimonio otra vez, endeudándonos personalmente y endeudando de nuevo (si, de nuevo) nuestras empresas, para poder salir de esta. ¿Y sabe qué? Los trabajadores lo están entendiendo y apoyando. Conozco todo tipo de casos, y en todos, los trabajadores se están sintiendo arropados por las empresas, buscando la mejor de las soluciones. Y cuando no la hay y se tiene que acudir a ERTEs, todos lo entienden y muestran su apoyo hacia la empresa, porque saben que esta situación no ha sido provocada por ningún empresario. A ver si lo ha entendido: que ninguno hemos pecado de avariciosos, explotadores, ni similar. Que todos estábamos trabajando y haciéndolo lo mejor posible, y de repente nos hemos encontrado en esta situación.

En mi caso, todo mi equipo se ha puesto a disposición de la empresa para ayudar. Para ayudarnos entre todos. Están todos muy preocupados y yo el primero. Cuando ya no tengamos clientes, porque han cerrado, o cancelen nuestros servicios, de donde voy a sacar el dinero para pagarles? Y encima ustedes han prohibido despidos, así que no podré despedirlos y que cobren el paro. Yo aún no sé convertir la paja en oro, así que cuando no tengamos clientes o el banco ya no me dé más dinero, como les pago las nóminas? Esta duda que a ellos les preocupa al igual que a mi, aún no tiene respuesta. Y lo peor, es que no les veo capacidad para responderla. Eso si, hoy a pagar Seguros Sociales, y en 20 días, presentamos IVA, irpf etc.

Así que, señor presidente, me siento defraudado y decepcionado. Y tengo auténtico miedo, porque si depende de ustedes que salgamos de esto, ahora mismo, pues no lo veo, sinceramente.

Un saludo y espero que su esposa esté mejor.

Etiquetas
Publicado el
30 de marzo de 2020 - 22:56 h
stats