"20 de abril del 90. Hola, chata, ¿cómo estás?"

.

Estoy convencido que muchos de vosotros no tenéis ni idea de donde viene el titulo de la entrada de hoy. Pero, por otro lado, se que hay ahora mismo muchas personas que esta resonando en sus cabezas una gaita, una flauta, un violín, y un recuerdo de juventud.

Veréis, ayer se cumplieron 30 años de una carta que nunca llego a su destino, si hubiera sido real el hecho. En 1991 el grupo de pop Celtas Cortos lanza su disco Cuéntame un Cuento, del que vendió mas de 2 millones de copias (algo increíble en esa época), y en ese disco estaba la canción "20 de abril del 90". Una carta que recogía la nostalgia de un amigo por tener noticias de una amistad de juventud, y que se arrepentía de no haberse puesto en contacto antes con la otra persona, recordaba los momentos vividos y preguntaba y preguntaba, por saber como estaba esa amiga de la que tanto tiempo hacía que no sabia.

Cuando surge esta canción yo solo tenía 13 años, así que no me impacto mucho. Fue años después cuando en esos veranos increíbles en el Muriano, con mis primos mayores, les recuerdo ponerla y como me gustaba. Años después, muchos años después, siempre fue ya una canción que nos acompañaba a mis amigos y a mí. Hasta el día de hoy, que sigue resonando en mi cabeza, y que ahora mismo tengo puesta mientras escribo.

No se a vosotros, pero a mi la música me acompaña en mi día a día, y tengo asociados momentos de mi vida a una canción. Y esta canción a mi me trae nostalgia, mucha.

Y aunque no os lo creáis, el mundo de los negocios es esto también. Es amistad, es compañerismo, es saber que tienes a personas a tu lado para apoyarte.

Estamos, todos, atravesando situaciones diversas, cada uno en su caso y cada uno con sus circunstancias especiales. Tenemos personas en nuestras empresas que nos preocupan, clientes que sabemos que están hundidos económicamente y moralmente, proveedores que nos estan echando una mano con los pagos, y así podríamos seguir.

Pero creo que el ser humano se está comportando como hacia mucho tiempo que no se veía (para los "haters" que si, que hay casos que no, pero hablo en general).

Hace semanas hablaba de la solidaridad empresarial como un aspecto fundamental para afrontar esta situación. Pero me quedaba corto, porque hay un concepto aún mas importante, y es la amistad profesional. El respeto por ese amigo o compañero que sabes que necesita de una llamada. De escucharte como le preguntas por cómo está. Yo lo he sentido en muchas ocasiones en estos días. He recibido llamadas o mensajes de empresarios preguntándome, y la verdad: te sientes arropado.

A estas alturas de la película, por mi parte ya he pasado por todos los ciclos por los que podía pasar. Desde el hundimiento profundo a la Resiliencia, y como dicen mis amigos de la infancia (esos con los que vivía 20 de abril del 90): ya estoy en bucle, voy pasando por todas de manera constante y vuelta a empezar. Así que no me sorprendo de casi nada. Pero creo sinceramente que no debemos olvidar que nuestra condición como personas. Los españoles somos gente social, nos somos asiáticos para los cuales el contacto físico esta casi vetado por cultura. A nosotros nos gusta "rozarnos", nos encanta darnos besos y abrazos, encontrarnos por la calle y soltar un apretón enorme de manos. Eso es lo que nos gusta a nosotros.

Ahora mismo eso no podemos hacerlo, y me temo que durante un tiempo, tendremos hasta miedo a hacerlo. Pero seguro que volverá, porque lo necesitamos.

Pero hasta entonces, hasta que llegue ese momento, muéstrale tu cariño y cercanía a ese amigo empresario. No dejes que te pase como al de la canción, que llegue un día en el que te arrepientas de no haber escrito o llamado. Porque puede ser tarde, puede que ya no tengas la oportunidad de preguntar y recordar tiempos pasados.

Yo reconozco que para estas cosas soy bastante "blandito", para mi la amistad es un pilar clave en mi vida privada y profesional (por eso cuando alguien me falla aquí, no lo llevo nada bien). Esos amigos de la infancia, que mantengo desde hace casi 40 años, son mi energía constante. Pero esos amigos profesionales (empresarios, compañeros de trabajo en mi empresa, clientes, proveedores) que en estos días nos estamos preocupandonos los unos por los otros, son la prueba suficiente y necesaria que demuestra que estamos rodeados de buenas personas. Y que juntos intentaremos salir de esta. No afirmo que salgamos, ya que hay otros que no son tan buenas personas, que no nos lo están poniendo fácil (pero eso es la vida).

Así que te invito a llamar, a escribir, y a no dejar el tiempo sin hablar con esa persona. Porque puede ser que un día empieces la carta (o mail, en la época de Celtas Cortos ni existía) con 20 de abril de 2021 y ya sea tarde. Y te arrepentirás.

"20 de abril del 90

Hola chata, ¿como estás?

¿Te sorprende que te escriba?

Tanto tiempo es normal

Pues es que estaba aquí solo

Me había puesto a recordar

Me entró la melancolí­a

Y te tenía que hablar

……….

PD: Dedicado a todos mis amigos. A "Los Ofendidos" y a todo el grupo de BNI Profesionales Córdoba, sin los cuales no sería capaz de afrontar todo esta situación. Gracias de corazón.

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2020 - 10:05 h
stats