El tobogán

Inauguración alumbrado de Navidad 2019 | ÁLEX GALLEGOS

De todas las historias de la campaña electoral a las elecciones municipales, la que más me gusta es la del tobogán de Estepona. Por lo que me he reído (afortunadamente solo hay heridos muy leves) y por la metáfora que supone. Vamos allá: el Ayuntamiento de este pueblo de la Costa del Sol (donde los pueblos son más grandes que cualquier capital de las Castillas) tiene la ingeniosa idea de construir el "tobogán más largo de Europa". Me imagino en su despacho al concejal de turno hablando con el arquitecto equis asesorados por el experto en márketing con los planos y acariciándose la barbilla: bien, bien. Hablarán de nosotros, saldremos en todos los periódicos de España y ganaremos las elecciones.

Como suele pasar con estas cosas, el tobogán se ha inaugurado en plena campaña electoral. Antes, cuando el Ayuntamiento de Estepona envió una nota de prensa anunciado su apertura rápidamente la noticia se convirtió en lo más leído no solo de medios malagueños sino de varios nacionales. El acto de apertura, sin cinta electoral ni rueda de prensa, fue denunciado por los partidos de la oposición. Pero nada se pudo hacer. El tobogán se inauguró y hasta la concejala de turno fue grabada en vídeo tirándose por esta extraña atracción. Pues bien. Dentro vídeo.

https://twitter.com/SER_Malaga/status/1126728690027466752

Este vídeo que se ha hecho viral (titulado Las bragas, Mari) muestra a una señora de Estepona que se tira por el tobogán, que con una mano graba su descenso y con la otra sujeta el bolso. Lo que ocurrió al final...

Lo que se diseña como una estrategia de campaña para ganar unas elecciones rápidamente se vuelve en contra. Te conviertes en el hazmerreír de España (hay memes hasta de que Los Simpsons ya lo predijeron) y encima tienes que cerrar tu atracción estrella para desconsuelo de tus vecinos. No puedo ser más fan.

Las campañas electorales se han demostrado como esa especie de tobogán. Donde quizás no se puede ganar mucho pero sí que se puede perderlo todo. Lo vimos en las generales. Y en las municipales, desde luego, el miedo es absoluto.

Por eso, en estas dos semanas que quedan antes de votar a los concejales que nos representarán en nuestras ciudades no verán ustedes jugadas muy arriesgadas porque son a doble o nada. O sí. Depende de la desesperación con la que alguno lea las encuestas.

Por eso, quizás, la campaña electoral ha arrancado tan plana en Córdoba. Y tan extraña. Ganemos en Común se ha quedado fuera y ahora sus militantes y simpatizantes no saben a quien votar. Un problema que siempre supieron que podía pasar (el tipo que registró su nombre ya se puso en contacto con Ganemos Córdoba y dijo que podía hacer lo que finalmente ha hecho) les ha apartado de la carrera electoral en este extraño tobogán político. Sí, es una anomalía democrática que no se puedan presentar. Es mucha la gente que se queda sin una opción política clara. Y creo que en este tobogán de la política cordobesa puede ser la consecuencia de no haber querido contar con una estructura clara de partido de toda la vida. A Ada Colau, por ejemplo, esto no le pasó pues rápidamente se cambió de nombre. Nunca me gustaron las decisiones tomadas por asambleas a mano alzada.

Y conscientes de ese tobogán son los partidos que quieren jugar un papel importante en el futuro del Ayuntamiento. No escucharán ni al PSOE, ni al PP, ni a Ciudadanos, ni a IU prometer la Luna en esta campaña. Por eso quizás Vox sí que se ha lanzado a decir que suprimirá impuestos tan impopulares como el de construcción o el de vehículos a motor. Y por eso, desde este sector, llegarán más. Conscientes de que ellos sí que tienen mucho que ganar y muy poco que perder. En la derecha, cosas veredes, también hay un extraño tobogán político.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2019 - 11:26 h