Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

El paradigma Córdoba

Ramin Jahanbegloo

Alfonso Alba

0

Hace ya 12 años, el filósofo iraní y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Toronto, Ramin Jahanbegloo (Teherán, 1956) acuñó el término paradigma de Córdoba para sintetizar la idea de que era posible la convivencia entre las principales religiones y culturas de raíz monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam. Jahanbegloo se inspiró en lo que ocurrió en Córdoba en el siglo X, cuando la ciudad vivió su mayor etapa de esplendor histórico en un momento en el que convivieron en paz esas tres grandes religiones. Bajo la dominación del califa, eso sí, la ciudad prosperó. Hasta que los unos comenzaron a matarse a los otros, claro está.

En Sapiens, el israelí Yuval Noah Harari describe cómo la humanidad ha prosperado: colaborando entre sí. También para hacerse la guerra los unos a los otros, está claro. Pero si hemos llegado a Marte ha sido colaborando los unos con los otros, sin importar el sexo o la religión.

La Córdoba del siglo X, la de la ciudad brillante de Medina Azahara que fue arrasada solo unos siglos después, es un símbolo. Sabemos, la historia nos lo recuerda, que todo no era de color de rosa. Pero que ha habido pocos momentos en la historia de la humanidad donde gente que se ha hecho la guerra constantemente ha convivido en armonía.

Córdoba lleva décadas intentando buscar su lugar en el mundo. Y el de la capital mundial de la convivencia, los derechos humanos, el respeto, el diálogo y la tolerancia es algo que podría tener al alcance de su mano con tan solo evocar ese símbolo del que quedan huellas en la ciudad: no hay ninguna otra mezquita en el mundo que tenga dentro una catedral. O una Sinagoga que fue iglesia.

El mundo vive momentos de convulsión que no sabemos hasta dónde nos va a llevar. Pero en mitad de ese griterío siempre debería haber un lugar en el que, al menos, se propusiera un diálogo sincero entre las partes, un espacio donde a pequeña, mediana o gran escala pudieran sentarse a hablar los que ahora mismo se están matando. Es una oportunidad perdida para la paz. Y también para la ciudad.

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats