Córdoba sería cultura o no sería

En junio de 2011, el maldito comité de selección de la Capitalidad Cultural visitó Córdoba para evaluar si la ciudad era digna o no de convertirse en el año 2016 en lo que ahora será San Sebastián. Aquel día, el actual director de la Filmoteca de Córdoba, que actuaba como poeta y más que otra cosa agitador cultural, Pablo García Casado, acertó una frase: "Córdoba será cultura o no será".

Hasta ese día, Córdoba había fiado todo su futuro a la cultura y su desarrollo. La ciudad había trazado un nuevo modelo económico diferenciador al resto de capitales andaluzas en la que se apostaba todo a la cultura como polo de atracción de empresas y puestos de trabajo, futuro e ilusión. Luego sabemos que pasó lo que pasó, pero el camino se había andado.

Córdoba perdió la carrera y el tren de la Capitalidad. Descarriló. Sin embargo, desde todas las administraciones e incluso desde muchas empresas nos dijeron que no pasaba nada, que el camino andado no iba a ser para nada, y que Córdoba seguiría siendo cultura o no sería. En verdad nadie parafraseó, con otro tiempo verbal, a Pablo García Casado, pero la esencia de los discursos y los tiros iban por ahí.

Hoy, dos años y medio después del fiasco, Córdoba deambula sin saber muy bien hacia donde. La Fundación Córdoba Ciudad Cultural, que se iba a convertir en no sé qué pero en algo muy guay para la cultura, sobrevive con respiración asistida. Ni yo me acuerdo de cuándo fue la última vez que se reunieron los patronos, que se encerraron en la sala de comisiones para decidir un futuro tan importante del que pocos se acuerdan ya.

Estos días, asistimos atónitos al debate sobre el futuro del Museo de Bellas Artes. Yo estoy más atónito que nunca cuando escucho (siempre fuera de micro, no vayan ustedes a pensar mal) a muchos políticos, de derechas y de izquierdas, encogerse de hombros y decir que para qué hace falta un Museo de Bellas Artes, que se ponga en marcha el Centro anteriormente conocido como C4 o "tantos pegos" como venían en el dossier de la Capitalidad. Me aterrorizo cuando me dicen que "con el paro que hay, los problemas de la gente son otros". Entonces, sólo se me viene la frase de mi amigo Pablo: "Córdoba será cultura o no será".

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2013 - 02:28 h
stats