Wayra o el poder del anillo

La Comunidad

"El usuario no sólo quiere reproducir, quiere vivir una experiencia, eso es lo que ofrecemos nosotros…", dice con acento andaluz y cara de "¿lo estáis viendo? , en el Telediario de la 1…"un chico que se ha colado en mi cena. Es de Living Indie, una empresa  con sede en Sevilla y Londres que graba conciertos de música y ofrece vivirlos como si estuvieras allí. No sé exactamente cómo lo harán, pero el caso es que salían en el Telediario porque era uno de los proyectos seleccionados por Wayra entre más de 600 para desarrollarse en el Reino Unido

El anillo

Wayra es una multinacional de las comunicaciones, una aceleradora de start ups de Telefónica, pero con ese nombre bien podría ser alguna deidad, personaje o lugar de las novelas de Tolkien, como Sauron, Isengard o Mordor. Me quedo con Sauron que era el que repartía anillos de la discordia y la ambición, anillos que convertían al hobbit más pacífico en alguien violento y ambicioso.

Ni mucho menos menosprecio yo a esos chavales que se están dejando las vértebras y su agudeza visual para que los padres añosos puedan tener una erección con Miley Cyrus mientras ayudan a sus hijos a hacer las tareas de conocimiento del medio, es que me interesa más pensar en los 599 equipos restantes, que siguen hartándose de fish and chips para ver si en la próxima pasarela tecnológica Wayra, o quien corresponda, los señala con su dedo creador. Si suponemos equipos de igual tamaño, cinco personas han ganado y dos mil novecientas noventa y cinco, o cosa parecida, han perdido.

El Retorno del Rey

Porque la sociedad no son los cinco chavales de Wayra, son los miles restantes que se han presentado y han perdido, y sus familias que esperan con ansiedad que les llamen sus hijos con la noticia de que han cruzado el Rubicón, que ya están del otro lado, del lado de los ganadores. A esos miles les felicitan por perder, porque  ahora dicen que eso es lo que saben hacer los ganadores, perder. Que te han partido las piernas, pues continúas reptando, lo importante es tener pensamiento positivo.

El mundo está cambiando, y una de las cosas más ilusionantes de ese cambio es el desarrollo tecnológico, las enormes posibilidades que ofrece para relacionarnos más y mejor, una tecnología que permite compartir como nunca antes, conocer lo más remoto desde cualquier sitio y en cualquier momento, vivir en tiempo real cualquier cosa que sucede en cualquier lugar. Una pena que todo eso esté haciéndose por un entramado de unas cuantas corporaciones que ponen a su servicio las ilusiones y el esfuerzo de tanta gente, favoreciendo un juego de ganador único, navaja y emprendimiento. Algo habría que hacer.

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2014 - 06:20 h
stats