Scarpianxs

.

Dicen los datos que Córdoba tiene 76 municipios y 200 poblados, pero hay uno nuevo que no está contabilizado, y su existencia está documentada al menos desde 2002. No sabemos de su localización y geografía exacta (todo apunta a la campiña), pero una investigación etnográfica realizada en las redes sociales nos permite una aproximación que debería ser refrendada por un estudio de comunidad.

Por lo que sabemos en Scarpia hay un lujoso restaurante para cerdos, una noria árabe, una duquesa ausente y una colonia llena de letras. No tenemos datos exactos pero según las evidencias debe haber también una ferretería y un chino o un veinte duros. Las pelotas se mueven en rebaño, y tienen otras de hasta tres metros de diámetro con tendencias suicidas que te caen en lo alto a poco que te descuides, y también hay burros gigantes y elefantes de piedra.

-Esta mañana hemos hecho la ruta del colesterol homenajeando a Pimpinela, una pajarera interactiva con punto de cruz, y un centro de recepción de visitantes con restos de poda y siete cajas de preservativos. Esta tarde vamos a hacer la sesión teórica del taller en el albergue.

-¿Estamos a 43 grados a la sombra y nos vamos a quedar aquí dentro? ¿Por qué no pintamos de rosa el Ayuntamiento?

-Eso hay que hablarlo con Paco

-Vale, tú hablas con Paco, tú con la Guardia Civil y yo salgo pitando para la ferretería

Los scarpianos son un poco aristocráticos y como los duques pasan la mayor parte del año fuera, pero vuelven todos los veranos para ver a sus primos de la infancia. Están en el pueblo casi dos semanas y lo llenan todo de imágenes, y se las llevan (documentar le llaman). A un scarpiano se le reconoce rápidamente, están todo el día mirándolo todo como si acabaran de bajarse de una nave espacial, les encantan los serranitos, dar vueltas por el pueblo sin sentido alguno, y siempre les parece pronto. Los scarpianos se zampan unas tartas que están casi prohibidas en el resto del mundo, son muy fotogénicos y nunca se quejan ni tienen prisa.

Estos días, una vez terminada su estancia en el pueblo, van como sonados, las ciudades les parecen sitios muy aburridos, la gente apenas habla entre sí, está siempre acabando de hacer cosas y  manoseando el móvil todo el rato. Ahora miran fotos, se envían mensajes, abren carpetas, recuerdan, queda casi un año para seguir construyendo un pueblo que no está en los mapas, ni en los censos. En esta sociedad actual, tan extraña, no sabemos a donde irán a parar tantas imágenes, acciones efímeras y virtuales, intervenciones, recuerdos y emociones, un mundo que hasta hace poco parecía una excentricidad, una frivolidad, y ahora nos resulta tan necesario como el oxígeno que respiramos. Poco sabemos de lo que pasará, pero estoy convencido de que Scarpia formará parte de esos nuevos mapas que necesitamos urgentemente dibujar. Enteradxs estáis.

Nota: Scarpia tiene lugar todos los meses de julio y cualquiera con ganas puede participar. La imagen es la ganadora del concurso Scarpia XIII El Paisaje, obra de Moyra Montoya Moyano.

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2014 - 06:19 h
stats