Caipirinha

.

Vuelvo al mundo cóctel para mostraros unas de mis preferencias en días de calor: la caipirinha. Un invento de Brasil hecho universal gracias, en buena parte, a que su base, el aguardiente de caña, la cachaça, puede encontrarse casi en cualquier parte. La cachaça es un derivado de la destilación de la caña de azúcar que procede de un proceso similar al del ron, aunque con resultados claramente distintos. Este aguardiente resulta mucho más seco y nada dulce, lo que lo hace perfecto para combinaciones infinitas con cítricos. En cuanto a su mezcla con frutas como la lima, parece que su origen puede remontarse al Brasil colonial. La cachaça era y es una bebida barata y popular. Accesible para los esclavos que la habrían usado con lo que más abundaba en las plantaciones, frutas. Pero, ojo, no es la única. Brasil está llena de sorpresas espirituosas...

La caipirinha terminó por definirse con el hielo y el único protagonismo de la lima y el azúcar que la convierten en un brebaje perfecto como aperitivo, antes de una cena o para, simplemente refrescarse viendo las estrellas, si es posible de Río de Janeiro. Pero a falta de un bar en el centro de Río o en alguna azotea de Copacabana o Ipanema, os pongo la receta para experimentarlo en casa en una de estas noches sofocantes...

Ingredientes para dos copas:

-Dos limas pequeñas. Siempre limas, son más potentes de sabor que los limones.

-Cuatro cucharadas soperas de azúcar moreno.

-Un vaso grande hielo picado

-Una maza de madera

-Cachaça. En España ya puedes encontrarla en cualquier gran superficie. Selecciona marca brasileña.

-Dos pajitas

Preparación:

Corta en cubitos las limas, quita pepitas y la parte blanca central de la carne. No deseches la piel. Vierte los cubitos en un bol metálico o cazo. Sobre los trozos de lima echa las cuatro cucharadas de azúcar. Con la maza mezcla el azúcar con la lima y exprímelas para que su jugo vaya saliendo. Ahora viene la clave, ¿cuánta cachaça echamos?. Para mi gusto yo echaría de aguardiente un tercio de vaso por cóctel así que para hacer dos copas echa sobre el bol dos tercios sobre la lima machacada con el azúcar. Déjalo reposar cinco minutos. Luego vierte la bebida sobre los dos vasos y añade a cada uno hielo picado suficiente. Ponle una pajita y ya está...

Hay una variante con vodka, el caipiroska, igualmente efectivo aunque me quedo con la versión más propiamente brasileira.

Hay otras formas de hacerlo, aquí va alguna propuesta.

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2013 - 02:00 h
stats