Autobiografía de pasión

Cuando era pequeño la Semana Santa me recreaba las clases de Religión, y me llamaba la atención que con todos los mensajes positivos que se podían extraer del Nuevo Testamento fuera el relato de todas las penalidades de la llamada "Pasión" la clave de una semana grande y festiva. El invierno se conjugaba en pasado perfecto. En la televisión, "la túnica sagrada" o cualquier película con Jean Simmons haciendo de mujer mirlo blanco. En el Arcángel, el Córdoba era aspirante a retornar a Primera División, pero menos.

Cuando pasó el tiempo, era la excusa perfecta para trasnochar y frecuentar los sitios donde creía que podía encontrarme con alguna chica más tangible. Tenía unas pequeñas vacaciones y el aire olía más denso. Probé a salir en algunas procesiones y a buscar los rincones más complicados para ver pasar otras. Me cansé en pocos años. En la televisión, "la túnica sagrada" o cualquier película con Jean Simmons haciendo de mujer sentimental demasiado recatada. En el Arcángel, un Eroski, o como se llamara entonces. El Córdoba no había subido a primera ni nadie lo prometía. Sandokán no había llegado.

Con mis primeros ingresos la Semana Santa era huir de la jaula en la que se convierten las calles del centro. Buscar una escapada a Portugal, soñar con el futuro que estaba en ciernes. El invierno era la infancia. La música la verdadera pasión, aunque la compartiera con otras pasiones más verdaderamente tangibles. En la televisión, "la túnica sagrada" o cualquier película en la que Jean Simmons no podía engañarme más. El mundo de los sentimientos no era tan cándido. El Córdoba, al menos, ganaba más partidos, aunque luego perdiera un ascenso a segunda goleado por el Depor B.

Hoy, escribo rodeado de un ruido de tambores. Vivo en una jaula llamada Centro que gusta muchísimo en estos días a los amigos que vienen a visitarnos de otras ciudades. El invierno es ya un futuro que se acerca como en Juego de Tronos. En la televisión, "la túnica sagrada" o cualquier película parecida. Jean Simmons ya murió. El Córdoba ha ganado al Alcorcón y la "infinita pasión por sus colores" podrá, probablemente, pasear por la categoría de plata un año más, soñando subir un año a primera, único horizonte parecido al de mi infancia.

Etiquetas
Publicado el
14 de abril de 2014 - 08:00 h
stats