Más esplendor para la Virgen de los Dolores

La hermandad del Viernes Santo muestra el resultado final de la peana sobre la que marcha la Señora de Córdoba desde 1779 tras su restauración, que concluyó el pasado mes de diciembre

Luce como nueva y en realidad tiene más de 230 años. Tres siglos, nada más y nada menos, transcurrieron desde su realización hasta los días actuales. Pero está como si apenas se hubieran sucedido unos días. Recupera esplendor, que lo será únicamente para Nuestra Señora de los Dolores. La Señora de Córdoba recorrerá una vez más las calles de la ciudad el próximo Viernes Santo sobre su peana. Como hace de manera ininterrumpida desde 1779, cuando fuera estrenada. Aunque en esta ocasión lo hará con mayor brillo si cabe, puesto que la valiosa pieza, una de las más antiguas más allá de las imágenes de la Semana Santa cordobesa, presenta el aspecto más próximo al que tuviera allá en la centuria del XVIII. Así es después de que su restauración ya se encuentra finalizada, con un resultado que este miércoles mostró la hermandad en la iglesia hospital de San Jacinto.

No es ésta una actuación realizada de un día para otro, como es lógico, pues tuvo un proceso que se desarrolló a lo largo del pasado año en dos etapas diferentes. Tanto es así que ya en la estación de penitencia del Viernes Santo de 2015, en su salida extraordinaria con motivo del cincuentenario de su coronación canónica y en la Magna Mariana "Regina Mater" Nuestra Señora de los Dolores recorrió Córdoba sobre una peana ya con partes rehabilitadas. Doce meses atrás -en marzo-, cuando se dio por concluida la primera fase del trabajo, la servita corporación ofreció la imagen del medallón central de la peana tras el tratamiento que se le realizó y el dorado de la frontal después de su limpieza. Toda vez que las citas a lo largo de los meses siguientes eran diversas, esta joya del patrimonio de la hermandad radicada en San Jacinto no regresó a los talleres de Regespa, empresa encargada de la labor de restauración, hasta julio.

Fue ese mes cuando comenzó la segunda etapa del proceso, que se prolongó hasta diciembre para concluir con un gran resultado. Éste no es otro que la imagen de una peana llena de esplendor. Tras esa intensa labor, este viernes tuvo lugar la muestra pública de la pieza con su mejorado aspecto en la iglesia hospital de San Jacinto. En el acto, el hermano mayor de los Dolores, Emilio Molina, estuvo acompañado por Gloria Ruiz, que acudió en representación de la Fundación Cajasol. No en vano, la restauración fue llevada a cabo gracias a un convenio entre ésta y la cofradía. Como no podía ser de otra manera, también estuvo presente Rosa Cabello, quien junto a Enrique Ortega, a través de su empresa Regespa, realiza importantes labores de rehabilitación de elementos de distintas hermandades. Un ejemplo es la mencionada pieza, cuya realización costara 5.935 reales, sobre la que recorre la ciudad la Señora de Córdoba desde 1779

Porque de esa fecha data la peana, sobre la cual se realizó un importante trabajo para devolverle su brillantez original. La misma sufría algunas grietas y pérdidas de material, así como presentaba sus medallones repintados. Estos muestran de nuevo su policromía original, mientras el resto de la pieza cuenta con un dorado totalmente rehabilitado. Por otro lado, también hubo labores de recuperación de los ocho ángeles que completan el conjunto. Este significativo elemento de la hermandad de los Dolores y de la Semana Santa cordobesa podrá ser observado muy de cerca en abril con motivo de una exposición que celebrarán la Fundación Cajasol -encargada de realizar otras restauraciones para la corporación servita, como la de sus titulares- y la cofradía con motivo del Año Jubilar que ésta vivirá hasta el 8 de mayo por el cincuentenario de la coronación canónica de la Señora de Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
9 de marzo de 2016 - 12:40 h
stats