Errores

Errores. Todos los cometemos. Unos son leves y otros más graves, pero los menos resultan irreparables. Absolutamente todos actuamos de manera fallida no una vez, sino múltiples. Somos humanos y como tales imperfectos. Todos. En ocasiones, sin embargo, hay quien opta por señalar defectos cuando realmente no existen. No al menos en la dimensión que se pretende dar. Pongamos como ejemplo la exposición y, en modo alguno, la acusación pública. Esas situaciones, a menudo, suponen una descripción inexacta de la realidad. Ocurre si quien se equivoca decide aseverar que es otro el que lo ha hecho. Dicha actitud es habitual además y un servidor sabe bien lo que en estas líneas expresa.

El jueves 3 de marzo, El Cirineo de Córdoba publicó los itinerarios de la Semana Santa de 2016. Lo hizo con el ánimo de quienes lo realizan -realizamos- de informar a sus lectores. A los constantes y a los esporádicos. Incluso a los que no lo son pero sí tienen interés en conocer tan importantes datos cuando se desea disfrutar de los días de Pasión. La reacción entrada la noche no es otra que una nota de corrección -no de desmentido, acuda quien lo crea conveniente al DRAE- por parte de la Agrupación de Hermandades y Cofradías. A continuación, una parte del texto: "Ante la publicación en el día de hoy en un medio digital de los itinerarios y horarios de las cofradías cordobesas en esta Semana Santa y ante los errores encontrados en dichos itinerarios, la Agrupación de HH. y CC. quiere aclarar que los itinerarios correctos serán los publicados el próximo día 8 de marzo, manteniéndose el embargo sobre los mismos a todos los medios de comunicación hasta el día 10 de marzo".

Ya lo han leído. La Agrupación aseguraba que este "medio digital" -de comunicación, por cierto- había cometido "errores" en su publicación. El primero, es lo que pretendían evidenciar ante otras empresas informativas -y blogs, parece ser- de la ciudad, es que los recorridos y horarios vieron la luz antes de la fecha prevista. Los compañeros, los profesionales del Periodismo, ya sabían que existía un traidor. Y sin embargo no era así. Resulta curioso que en esa nota de corrección se omitiera otro dato de interés a fin de saber cuál era la situación de manera real. Ése no es otro que el hecho de que El Cirineo de Córdoba no tuvo constancia del envío de un documento embargado con recorridos y horarios hasta la misma jornada en la que anunció los itinerarios. Esa información no fue remitida, como sí al resto de medios de Córdoba, a esta revista digital cofrade. ¿Por qué? Supongamos que se debió a un error, por mucho que no fuera la primera vez en que una circunstancia similar se daba. Por cierto, no menos curioso es que el comunicado posterior sí llegara a los equivocados.

Sea como fuere, El Cirineo de Córdoba decidió mantener su publicación. No en vano, ésta se efectuó con los itinerarios originales. Un documento que probablemente no llegó desde el lugar al que algunos miran. Además, comenzó a obtener más datos y estudió, un servidor lo hizo varias veces en diferentes días -revisó lo revisado-, los posibles "errores". Quizá el hecho de que apareciera "Puerta de Santa Catalina" en lugar de "Magistral González Francés" era uno de esos fallos. Será que dicho acceso a la Mezquita-Catedral da a Ronda de los Tejares. O que se señalara con dicha puerta y con la del Perdón además de con las siglas de Santa Iglesia Catedral (S.I.C.) el paso de las hermandades por el primer templo de la Diócesis. O tal vez fuera que en vez de mencionar Beato Henares por dos veces se diera sentido de continuidad a un trayecto -tal y como quedaba recogido además en los itinerarios originales- con la calle Rosario.

Los "errores", sean los que sean, los puede encontrar quien lo desee en la actualidad, ya que este "medio digital" no sólo publicó los itinerarios definitivos -deben serlo- este jueves, sino que mantuvo y mantendrá los anunciados una semana atrás. Entonces, por cierto, expresaba la información que "los horarios y recorridos pueden sufrir modificaciones de última hora por parte de la Agrupación de Cofradías". Fue lo que hubo, alguna que otra variación. Cómo será todo, que el pasado martes, días después de aquella corrección, el organismo que aglutina a las hermandades hubo de emitir otra nota "ante los errores detectados" en los programas de mano que edita para "manifestar su profundo pesar". Gesto de honradez, que lo es, que tiene quien lo ovaciona después de confundir y utilizar el verbo desmentir donde no correspondía. Son esos fallos que cualquier humano tiene, o que otros quieren hacer ver que tiene.

No, Nuestra Señora de las Angustias no recorrerá Alfaros y Juan Rufo a su regreso a San Agustín. Por ejemplo. Como tampoco era posible que la hermandad de la Caridad llegara a Carrera Oficial vía Deanes, Blanco Belmonte –que no "Blemonte"- y Jesús y María, como reflejaba la nota embargada -que días atrás tuvo este "medio digital"-. Son "errores" y no hay que darles mayor importancia, aunque pudiera conllevar que los medios también los cometieran cuando hubieren de publicar su información. Y mientras, cuán grande será la obsesión de algunos para con este "medio digital", hay quien tiene el atrevimiento de apuntar que la responsabilidad de todos esos fallos es de El Cirineo de Córdoba. "Probablemente, nunca sabremos qué provocó esa publicación y sobre todo sus errores, ni siquiera si fueron intencionados, como tampoco si el propio caos, que aumenta y aumenta, logrará desmadejarse en algún momento". Escribe quien nada nos quiere en su blog, que no tendrá en este texto publicidad.

Pues aquí, si tiene a bien leer estas líneas, tiene el relato de los hechos. También la posibilidad de encontrar esos "errores" con los que desde El Cirineo de Córdoba logramos que hubiera fallos antes y después en el trabajo de la Agrupación. La responsabilidad es sólo nuestra, no del que yerra. Por cierto, escrito quedó al principio: un fallo es involuntario, de lo contrario no existe. Sería en todo caso un acto malicioso del cual nos acusa. Puede pensar lo que desee, pero al menos podría sustentarlo con argumentos y no atacar sin más.

Quizá le sorprenda a ese escribiente que un servidor, de nombre Rafael Ávalos, pierda de repente su azucarada manera de ver, comprender y contar la vida. Fue tal que así la falta de respeto que eligió tener aquel día, ¿no? Bien prefiero eso, que realmente no existe, a la mala baba, a la búsqueda de la polémica, al intento de desprestigio del otro o a los "errores" que no son tales. Quizá tampoco sea malicioso al cometerlos, como cuando publica fotografías que no debe o textos desacertados, y se deba únicamente al hecho de que no es profesional de la comunicación. Aunque juegue a serlo. Y puede hacerlo, en su derecho se encuentra. Pero hágalo, por favor, sin difamar. Ya que es usted justo entre los justos, no caiga en ese "error".

Ah, y sepa que ésta es la primera y última vez en la que recibirá respuesta en este "medio digital", que dedica su esfuerzo, y sus horas de sueño si fuere necesario, a la difusión de la vida de hermandades y cofradías de Córdoba -sin el aliñado de otras ciudades, donde no creo informen de la nuestra como usted de las suyas sí hace-. Ésa es la línea que elegimos en su momento. Esos son nuestros principios y si no le gustan, no los cambiaremos. Un servidor prefiere el diálogo, el respeto y el entendimiento a la porqueriza. Ni me lanzaré, ni me tirará al barro. Y sepa que si hubiéramos de pedir disculpas algún día a alguien, ése sería cada uno de nuestros lectores, pues a ellos, como medio de comunicación -digital, pero medio de comunicación-, nos debemos. Precisamente espero que entiendan este texto, que no es más que una defensa de una honradez que otros intentaron destrozar. Intentaron, lo ha leído usted bien, porque un servidor sólo cree en el Periodismo desde la integridad y esa convicción no la derribará nadie. Quizá todo sea un "error".

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2016 - 08:34 h
stats