Nadie conoce a nadie

En parte por curiosidad, en parte interés profesional y en parte por el masoquista ejercicio de madrugar un sábado por la mañana, el otro día me dio el punto y me inscribí en el WordPress Meet Up 2012, #WPODB para los amigos.

Dicho así, la mitad del mundo esperará un análisis técnico de la reunión y la otra mitad querrá que explique qué es WordPress, qué es un meet up y, si me apuran, cuándo llega 2012. Pero como doctores tiene la iglesia, hay millones de páginas en Internet y existe el hiperenlace, no seré yo quien valore el evento para que me inunden de comentarios sobre mi ignorancia en programación, diseño web, marketing y social media. Cosa probablemente cierta.

Aparte de algunas buenas ideas, un par contactos para posibles proyectos y la posibilidad de desvirtualizar a varios amigos tuiteros, el #WPODB me sirvió para confirmar la teoría con título de película que me ronda la cabeza desde hace tiempo: nadie conoce a nadie.

En Córdoba, y me imagino que otras ciudades pasará igual, hay un mundo paralelo al oficial, que no llamaré alternativo porque no lo es y tampoco contracultura porque sería demasiado pretencioso. Es paralelo y es gente normal. Trabajan, tienen actividad cultural, vida social y hasta toman cervezas, pero apenas salen en los periódicos, pasan desapercibidos, son discretos, casi anónimos y quieren seguir siéndolo.

Este mundo paralelo, cuando se reúne en eventos tipo #WPODB, provoca una explosión de creatividad, genera ideas a veces imposibles y a veces tan sencillas que nadie las percibía a simple vista.

Es gente que se mueve, que piensa que todos los problemas tienen solución, que aciertan y se equivocan sin miedo a eso que llaman fracaso, porque esculpen su futuro sobre una roca llamada reinvención. A veces se llaman CoSfera, Colaborativa o El Arsenal; y a veces les conocen por SocialBro, Ciudad 2020 o Deidos.

A la mitad que conoce el #WPODB, estos nombres les serán familiares, incluso demasiado obvios. A la otra mitad, le recomiendo que tome nota de estos y de otros muchos nombres de esta joven camada. El futuro de la ciudad pasa en gran parte por gente como ellos.

Etiquetas
Publicado el
10 de octubre de 2012 - 08:00 h