La lista

También nosotros, los nosotros, hemos ya elaborado una plancha electoral ante los inminentes comicios. Pensamos que es equilibrada, paritaria, ecuánime y, sin duda, ganadora.

Creemos, siempre desde la humildad, que son los y las mejores hombres, mujeres y dibus posibles.

Parafraseando, de alguna manera, yo les preguntaría qué pueden hacer ustedes por esta lista, no que haría esta lista por ustedes (eso da igual, just the same)

Piénsenlo. Está de su mano.

He aquí:

Nick Mason. Batería de Pink Floyd. Grave y sobrio, no exento de sentido del humor. Una estrella en la parte de atrás. Aguanta estólido los egos revueltos de la parte de adelante. Defraudar no está en su diccionario.

Naomi Watts. Soporta como nadie lo posible y lo imposible. Acero dulce en la mirada.

Ned Flanders. Es el parcelista ideal. Lo mismo te cuida a los niños que te presta el cortacésped. No mancha ni huele.

Terele Pávez. Siempre dice la verdad, aunque duela.

Kevin Spacey. Un tipo normal, homosexual y de New Jersey. Fiable.

Laura González. Mi vecina veintañera. Los sábados por la mañana, cuando salgo a por el periódico, ella llega al portal con el rimmel corrido y los zapatos de tacón en la mano. Sabe cosas que yo ignoro.

Romário da Souza Faria. Le hizo una cola de vaca a un tal Alkorta. Un tipo serio que nació para hacer feliz a mucha gente (menos al tal Alkorta, que todavía no levanta cabeza).

Natalia Bolívar. Etnóloga cubana, experta en culturas afroamericanas. Ha sido directora del Museo de Bellas Artes de La Habana. Es autora de numerosos ensayos y sabe montar un kalashnikov con los ojos cerrados en menos de siete segundos. Una intelectual.

Demetrio Fernández. Pastor y experto en turismo. Gourmet de morro fino. Dudó mucho antes de incorporarse a esta lista; lo entendemos: dudar es su trabajo.

Marta Sanz. Escritora y profesora universitaria precaria. Sus magníficos libros de hoy serán historia imprescindible mañana.

Dimitri Ungureanu. Autónomo. Dejó los tenebrosos y húmedos Cárpatos por los soleados llanos de las afueras de Córdoba. Experto en reciclaje, vigila los desechos de los ciudadanos al mando de su transporte laboral: una bici tuneada con somieres.

Elena Jiménez. Enfermera jubilada. Cierra esta lista una señora que ha visto el dolor de cerca y de lejos, ajeno y cercano. También la risa. Sabe curar heridas y coser relaciones o cojines. O viceversa. La bechamel de sus croquetas merecería la estrella Michelín que se rifan algunos fantasmas. Podría abrir cualquier lista, pero prefiere –con razón- cerrarla. A eso se le llama generosidad.

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2015 - 01:59 h
stats