Efecto espejo

 

"Susana Díaz tiene ansiedad electoral"

(Juan Manuel Moreno Bonilla. Presidente regional del PP)

Desde el punto de vista médico, el diagnóstico del doctor Bonilla es impecable. No hace falta haber hecho el MIR para observar que la presidenta de la Junta de Andalucía padece una ansiedad electoral de caballo. En su caso, además, se trata de una enfermedad crónica. Digamos que la señora Díaz vive instalada en la ansiedad electoral desde el día en que se miró al espejo y se vio candidata. Cuando un político se mira al espejo y se ve candidato se le activan fluidos bioquímicos en el cerebro que solo la neurociencia es capaz de descifrar.

Pero fíjense en este caso. Lo extravagante no es que la señora presidenta de la Junta de Andalucía padezca ansiedad electoral. Lo sorprendente es que quien le hace el diagnóstico sea un señor afectado por la misma afección que dice evidenciar. Es como si un doctor chiflado sienta en su consulta a un paciente chiflado para decirle que está chiflado. Oiga, y usted qué me dice.

Así, por este procedimiento, no descarten que el señor Bonilla, elegido presidente regional por dedazo divino, tenga las agallas suficientes para plantarse delante de la tal Susana Díaz a reprocharle que ha sido designada en unas casi primarias trucadas. No es que las casi primarias no fueran una tomadura de pelo, que lo fueron, es que el señor Bonilla no está habilitado para diagnosticar ansiedad electoral y mucho menos déficit democrático. Y viceversa.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2014 - 11:42 h