Hacia una cadena alimentaria justa y equitativa

Hace unos días leía un memorándum del organismo que engloba a las Organizaciones Agrarias Europeas y a las Cooperativas: El Copa Cogeca. Decía que "ante la expectativa de un crecimiento del 60 % de la demanda mundial de alimentos de aquí a 2050 y la escasez de recursos, instaban a los candidatos a las elecciones al Parlamento Europeo a hacer campaña a favor de un sector agrícola para Europa que sea sostenible, competitivo y eficiente con los recursos" . En resumidas cuentas se pide que los agricultores y ganaderos tengan un futuro viable.

Se pide desde muchos ámbitos el fomento de la investigación y la innovación, así como la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria de tal forma que permita a los agricultores y ganaderos obtener una mejor recompensa del mercado.

La Patronal que engloba a los distribuidores, autoservicios y supermercados, ASEDAS, ha publicado un decálogo bastante interesante, pues por primera vez reconoce la labor del sector productor en la cadena agroalimentaria.

Consideran que el sector agrario debe considerarse como prioritario por parte de nuestros representantes en las Instituciones Europeas.

Han de promoverse medidas eficaces para recuperar el consumo interno. También mejorar los mecanismos de colaboración y cooperación entre eslabones, incluidas las administraciones públicas para crear cadenas agroalimentarias de valor compartido.

Se debe asegurar además la mejora permanente de la estructura de costes de los diferentes eslabones de la misma, y en especial del sector productor.

Se han de seguir trabajando por mejorar las garantías de seguridad alimentaria de todos los alimentos.

Luchar contra al cambio climático y la mejora del medio ambiente.

Trabajar por la consolidación de un verdadero mercado único europeo, tratando de eliminar trabas y barreras innecesarias al comercio intracomunitario de productos y servicios que existen en la actualidad.

Las negociaciones de apertura comercial que desarrolla la Unión Europea, deben evitar concesiones relativas a productos agrícolas sensibles. La Unión Europea, debe trabajar por asegurar que los alimentos que vienen de fuera, estén producidos en las mejores condiciones posibles.

Y para terminar este decálogo, las políticas de innovación e investigación deben contemplar un enfoque integral de la cadena agroalimentaria. Se debe apoyar de forma continua un I+D+i dirigido a unir las demandas y necesidades del consumidor con la producción.

En fin, todo un decálogo que me parece muy interesante, sobre todo cuando proviene del sector de la Distribución, que tradicionalmente nos tiene acostumbrados a toda una serie de prácticas no muy ortodoxas, con la venta a pérdidas, campañas de promoción muy agresivas con la utilización de productos reclamo, etc. Por poner un ejemplo, en la actualidad en la campaña de comercialización del aceite de oliva, en una campaña extraordinaria en producción, y cuando se está exportando más que nunca, los precios sin embargo, están por debajo del umbral de los dos euros, cuando están por debajo del umbral de rentabilidad.

Vamos a ver, ahora que el Parlamento Europeo participará en muchos ámbitos de las políticas europeas, al mismo nivel que el Consejo o la Comisión, si realmente vela por los intereses del sector Agrario.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2014 - 08:00 h