IU exige a Bellido que culmine el convenio urbanístico de las zonas privadas de uso público

Pasillos de la Gerencia de Urbanismo

La dirección local y el grupo municipal de IU Córdoba han exigido al alcalde que “retome” la mesa de trabajo y culmine, antes de que finalice 2022, el convenio de gestión urbanística para el mantenimiento compartido de las zonas privadas de uso público.

Según indica IU en un comunicado, no es de recibo la “desidia y la parálisis” que sufre actualmente la Gerencia municipal de Urbanismo, donde no se avanza en asuntos tan importantes como es la culminación del convenio para compartir el mantenimiento de las zonas privadas de uso público, que hasta la fecha corren a cargo de los vecinos y vecinas.

Desde el inicio del mandato prometieron, en referencia alcalde y al delegado de Urbanismo, que seguirían el trabajo realizado por el anterior equipo de gobierno y la realidad es que “no quieren saber nada” de ayudar a los vecinos y vecinas en el mantenimiento de unas zonas, en su mayoría espacios verdes, que son “esenciales para la adaptación al cambio climático”. “En más de tres años no ha hecho nada el alcalde por solucionar este problema, demostrando una vez más que mucho marketing, mucha foto pero gestión, 0”.

Exigimos al Alcalde que “tome cartas en el asunto”, que ponga a trabajar al equipo de gobierno de los 2,8 millones de euros en asesores, culmine el convenio de gestión urbanística, convoque de nuevo la mesa de trabajo e inicie la firma con las diferentes comunidades de vecinos y vecinas“.

Convenios de gestión urbanística

Cabe recordar que antes de 2011, con la tenencia de la Alcaldía por parte de IU, ya había un convenio de colaboración para compartir el mantenimiento de esas zonas, pero dificultades administrativas impidieron su continuidad. El PP no tuvo la menor intención de arreglarlo en el mandato 2011-2015 y, a petición vecinal, se retomó en 2015-2019.

En este sentido, tras aprobar en Pleno, en abril de 2018, por parte de todos los grupos políticos, se creó una mesa de trabajo donde estaban presentes las delegaciones y empresas y organismos autónomos con competencias en la materia (Urbanismo, Infraestructuras, Medio Ambiente, Sadeco y Emacsa), así como representantes de las asociaciones que gestionan esos espacios privados de uso público.

En esa Mesa se “estudiaron dos fórmulas de gestión diferenciadas, una que afectaba al Figueroa, cuyo objetivo a largo plazo era que el Ayuntamiento se fuera haciendo cargo de la gestión de esas zonas, y la otra alternativa, que fue el Santuario, enfocada a la autogestión, proponiendo incluso hacerlo mediante iniciativas de economía social.

El objetivo era que “nos sirviera de base para hacerlo extensible al resto de barrios que cuentan con zonas privadas de uso público, como es el caso, entre otros, del Parque Cruz Conde, Fátima o Fuensanta”.

Tras meses de trabajo con las distintas asociaciones de Figue- roa y Santuario planteamos que la fórmula para compartir ese mantenimiento sería mediante un “Convenio de Gestión Urba- nística, por un período de 25 años, y lo único que faltaba, cuan- do finalizamos nuestro mandato, es que se culminara definitiva- mente la propuesta realizada, así como el inicio de la firma con las distintas asociaciones vecinales”. 

Etiquetas
stats