Dos estudiantes de la UCO en Hungría recaudan más de 8.000 euros para ayudar a refugiados

Jorge (2º izda.) y Mikel (centro) junto con otros estudiantes Erasmus adquiriendo alimentos para los refugiados

Mikel Raya y Jorge Luque, estudiantes de la Universidad de Córdoba (UCO) que realizan una estancia Erasmus en Budapest (Hungría), han iniciado una campaña de recogida de fondos para ayudar a los refugiados ucranianos que están llegando a ese país y, en solo dos días, junto a otro grupo de estudiantes andaluces Erasmus, han recaudado más de 8.000 euros de amigos y familiares.

Según ha informado la UCO en una nota, todo empezó, según ha detallado Mikel Raya, “porque unos amigos nuestros que están de Erasmus en Cracovia (Polonia) estaban haciendo algo similar y había tenido muy buena acogida, por eso decidimos empezar algo así en Hungría, que también hace frontera con Ucrania”.

En los últimos días, el número de personas buscando refugio en Hungría, fundamentalmente mujeres, niños y ancianos, ha crecido notablemente, y las organizaciones con las que los estudiantes de la UCO han contactado les han dicho “que ahora mismo hay en torno a unas 150.000 personas, pero se esperan muchas más en las próximas semanas”.

En este contexto y según ha relatado este estudiante de 3º de Administración y Dirección de Empresas, su idea “es que no se desperdicie ni un euro de lo recaudado, por eso estamos adquiriendo exclusivamente lo que nos piden organizaciones como Cruz Roja y otras locales. Por ejemplo, ayer nos pidieron almohadas y edredones para las familias ucranianas acogidas en un albergue de Budapest”.

Los estudiantes han realizado también compras de alimentos, productos de higiene o productos para niños, como pañales y comida de bebé, atendiendo a las necesidades específicas de las organizaciones encargadas de la acogida.

Parte de este material ha salido en convoys con destino a la frontera de Ucrania, donde están el grueso de los refugiados, y también han hecho entregas en los centros de acogida y distribución de ayuda en las estaciones de trenes, otro de los puntos de entrada más importantes de refugiados.

“Por el momento --ha añadido--, la vida en Budapest es normal, no hemos notado nada especial, pero cuando te desplazas a los lugares donde ya hay refugiados es muy triste. Son personas que han salido huyendo de un día para otro, sin nada, y te das cuenta de que podríamos ser cualquier de nosotros”.

Mikel, Jorge y sus amigos acaban de crear una cuenta de Instagram para ir informando de esta iniciativa, '@spanishforukraine', y ya les han “contactado algunas asociaciones y empresas españolas que están interesadas en ayudar. La verdad es que estamos muy contentos con la respuesta. Por ahora nos quedamos en Hungría”, pues, aunque “es cierto que nuestras familias sí que están pasando algo de tensión, aquí nos sentimos seguros y, además, queremos seguir ayudando”.

Etiquetas
stats