Unidos en las generales y muy separados en las municipales

Asamblea por la confluencia del 10 de febrero, que naufragó | MADERO CUBERO

La izquierda cordobesa nunca ha estado tan dividida como lo va a estar en las próximas elecciones municipales del domingo 26 de mayo. A apenas tres semanas de la cita clave para la política local, las cartas ya están sobre la mesa y los que este domingo eran compañeros de viaje ahora serán rivales. En Unidas Podemos confluían Izquierda Unida, Ganemos en Común y Podemos (también Equo, que en las municipales va con Ganemos en Común). Pero este último domingo de mayo serán grandes rivales.

Este domingo, Unidas Podemos logró en Córdoba 31.330 votos, un 16,16% del censo electoral. La confluencia apenas si fue la cuarta fuerza política en la ciudad, muy por detrás del PSOE, y cerca del PP y Ciudadanos (39.500 votos los segundos y 36.500 los terceros). Eso sí, estuvieron por encima de Vox, que se quedó a apenas 2.000 votos de Unidas Podemos.

Este porcentaje y este apoyo preocupa y mucho en un espacio en el que se presentan tres partidos políticos: Ganemos en Común, Izquierda Unida y Podemos. Y donde las cosas empiezan a estar bien poco avenidas. Las tres formaciones saben que corren el riesgo de quedarse fuera del reparto de concejales. Para poder optar a tener al menos un concejal en el futuro Ayuntamiento necesitarían superar, al menos, el 5% de los votos. Unidas Podemos ha logrado un 16,16%, por lo que solo una división perfecta entre las tres fuerzas haría que con este porcentaje las tres formaciones entrasen en el reparto de concejales.

Oficialmente, en las tres formaciones se da por hecho que entrarán en ese reparto. Fuera de micrófono, muchos muestran la preocupación que supondría que uno o dos de los tres se quedase fuera. Se haría prácticamente imposible la reedición de un pacto de gobierno como el de 2015, cuando tanto Ganemos como Izquierda Unida lograron cuatro concejales cada uno, que sumaron mayoría absoluta con los siete del PSOE.

Mientras las tensiones entre las tres formaciones empiezan a aflorar. Mientras Ganemos en Común aprovecha cualquier oportunidad para desmarcarse de la gestión municipal de IU, miembros de Podemos han empezado a denunciar cómo muchos de los que apostaron por la integración con Ganemos y se presentaron a las primarias de la formación morada han desaparecido de las listas electorales sin más explicaciones.

Todo se sucede justo el día después de unas elecciones generales donde todos iban juntos... aunque no revueltos. La campaña electoral de Unidas Podemos en Córdoba no ha contado, precisamente, con una intensidad similar en todas las fuerzas políticas que formaban parte de una confluencia que para las elecciones municipales ha naufragado gravemente.

Etiquetas
stats