De patios en San Lorenzo (V): plaza de San Rafael, 7

Patio de plaza de San Rafael, 7, en la ruta de San Lorenzo | TONI BLANCO

Al igual que ocurre en el número 5 de Samuel de los Santos Gener, las flores son en este lugar reflejo del carácter solidario de quienes las cuidan. En pleno barrio de San Lorenzo, el que más presencia tiene en el plano durante estas fechas, se levanta uno de los templos más significativos de la ciudad. Es la Basílica del Juramento de San Rafael, una iglesia que alberga una multitud de rincones más allá de sus naves. Dos son los recintos floridos que de forma muy reciente se sumaran al Festival de Patios de Córdoba. En el número 7 de la plaza nombrada también en honor del arcángel se hallan dos espacios de los que se hacen cargo nueve cuidadoras, entre ellas Antonia María de Rueda. Ella y sus compañeras permiten que el inmueble luzca a lo largo de dos semanas en el Mayo Festivo -guía-. Y además realizan obra social.

Si el visitante se sitúa frente a la puerta del Juramento observa a la derecha de ésta otra más discreta. Es la de una de las dependencias anexas al templo, cuyo interior alberga dos antiguos patios. El primero se agregó a la iglesia en el siglo XVIII y en el destacan, más allá de las flores, la lápida con las inscripciones de las apariciones de San Rafael y una efigie del Custodio. Tras atravesar un pasillo con capillas y un altar de guadamecí de Martínez Cerrillo, otro recinto florido aparece. Los dos son cuidados por nueve feligresas, entre las que está Antonia María Rueda. Actúa junto a otras ocho mujeres para que además el edificio permita colaborar con los transeúntes: a ellos se destina lo recaudado por la voluntad de los visitantes. Murciana de cuna y zaragozana de experiencia, ella es cordobesa de corazón. Por eso muestra su firme deseo por mantener tradiciones como el Festival de Patios, en el que este espacio participa hace tres años (en la ruta de San Lorenzo y dentro de la modalidad de Arquitectura Antigua). “Hay que incentivar a la gente joven de alguna manera”, indica al respecto.

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. Para nosotros, aparte de una ocupación, es un voluntariado que hacemos. La verdad es que nos relaja, nos une, y hacemos una obra social para la iglesia (del Juramento de San Rafael) importantísima.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Porque trabajamos mucho, es un esfuerzo muy grande el que hacemos, y el día que vimos que el patio tenía un significado y era representativo, dijimos: vamos a presentarnos para entrar en concurso.

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. Me parece muy importante. Es una llamada importantísima para la ciudad. Esto es lo más importante. Primero, mantener las tradiciones, porque si no, se perderían. Estas casas-patios son solamente privilegio de algunas zonas de Andalucía, pero aparte de eso, la llamada de gente que viene a Córdoba y lo que esto favorece a la ciudad.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. Creo que siempre las cosas tendrían que ser muy equitativas y en esto, como en todo en la vida, hay unas preferencias y demás. Sobre todo en la gente que juzga, pero yo me imagino que esto es la vida misma. Creo que esto debe continuar y con la gente esforzándose más cada día, para que cada vez haya más patios y sobre todo que no se pierda la tradición. En gente joven y niños, que nosotras ya somos abuelas.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. Nosotras somos jubiladas ya, pero hoy día la gente estudia y trabaja y es muy difícil que la gente joven se pueda dedicar a esto. Sobre todo, porque en los patios ya no se vive como antes. Yo no soy andaluza, ni he vivido en este ambiente, pero ya lo vivo porque llevo muchos años en Córdoba, pero es más difícil. Cuando vives en él, en un momento determinado, el mayor, el más pequeño, dices: oye, encárgate de esto o de lo otro, a pesar de que estés trabajando o tengas tus estudios. Cuando los patios son sólo para abrir y exhibir, es más difícil que esta gente pueda ir. Entonces, hay que incentivarlos de alguna manera.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. Primero, que se conformen (los visitantes) por ejemplo cuando se decide que entren diez o que entren quince, porque si no, con tanta gente no se puede. Y luego, pues que se detengan y admiren todo un poco, que se fijen en todas las cosas, que admiren su estructura (del patio), su arquitectura… Aparte de las flores, que lógicamente son lo que llama a un patio, son el atractivo.

Etiquetas
stats