Isabel Ambrosio, la candidata “desapercibida” ante un reto histórico del socialismo en Córdoba

Mitin del PSOE con Pedro Sánchez en Córdoba | MADERO CUBERO

"Sigo siendo esa persona normal y corriente que le encanta pasar desapercibida y ser muy discreta en su vida personal", se confiesa Isabel Ambrosio ante la grabadora. Son las diez de la mañana en los Jardines de Orive y la candidata socialista a la Alcaldía y regidora en funciones del Ayuntamiento de Córdoba calcula que está durmiendo cinco horas de media durante esta campaña pero afirma sentirse "muy bien" ante la posiblidad histórica de reeditar su mandato y convertirse en alcaldesa de Córdoba. Solo que esta vez en solitario.

Hace cuatro años dio la campanada al obtener un resultado modesto (siete concejales) pero que, gracias a un pacto de Gobierno con IU y de investidura con Ganemos, se transformó en un triunfo histórico. Se convertía así en la primera alcaldesa socialista de un ayuntamiento que a la hora de buscar referentes en la izquierda siempre había acudido al comunismo en vez de al socialismo.

En estos cuatro años, aquel pacto ha sido dado por muerto innumerables veces, pero ha llegado vivo a las siguientes elecciones. Quizá siempre estuvo más vivo que muerto, pues en cuatro años, por encima de los titulares, nunca se intentó una moción de censura desde la bancada derecha del salón de plenos, y al final, lo que ha quedado, ha sido un mandato y una Alcaldía al que la nota se la pondrán los cordobeses este domingo en las urnas.

Hasta entonces, el bastón de mando seguirá en poder de Isabel Ambrosio que, a diferencia de alguno de sus adversarios, sostiene que en la política municipal "se aprende todos los días y a todas las horas" y reconoce que, en todo este tiempo, la cualidad que más ha desarrollado ha sido su capacidad de escucha.

"Cuando escuchas, las decisiones son mejores"

"Durante mucho tiempo se me ha achacado falta de liderazgo. Pero es que para mí el liderazgo es colectivo. Yo no tomo las decisiones mejor si lo hago en solitario. Creo en todo lo contrario, que cuando escuchas, las decisiones son mejores", condensa la alcaldable del PSOE, que se presenta para su segundo mandato "mucho más sensibilizada y también mucho más emocionada" y que confía en que los cuatro años que vienen serán "los que voy a disfrutar mi condición de alcaldesa".

Se muestra, además, convencido de ello, no sin antes recordar los grandes "problemas de gestión" que ha afrontado el bipartito en la última legislatura en la que dice haber ejercido "de concejala de todo". Para evitar que esto se repita, Ambrosio arrancó el año discutiendo con su propio partido para poder elaborar una lista con la que concurrir a estos comicios con gente de su confianza. Aquel fue un litigio que finalmente decidió Ferraz, que se puso de su lado.

"El equipo está hecho con los criterios del momento que toca, y me presento con un equipo que pudiera estar a la altura de las circunstancias y así se lo he hecho ver al partido", detalla la candidata, que ha sentado a todos estos hombres y mujeres detrás suya este miércoles en el gran acto de campaña, en el que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha escenificado públicamente su confianza en la victoria del PSOE en la capital este domingo, bajo aviso, eso sí, de que ganar puede no ser suficiente.

Antes de la advertencia del líder, Ambrosio se había crecido y le había dicho públicamente que, en los próximos cuatro años pensaba exigir a los gobiernos de Madrid y Sevilla las grandes inversiones que Córdoba necesita, en un gesto que seguramente habrá sorprendido a algunos de sus rivales políticos pero que 24 horas antes ya reivindicaba en una entrevista con CORDÓPOLIS.

PREGUNTA. Sus rivales e incluso sus compañeros de Gobierno le han criticado su tibieza a la hora de exigir inversiones para Córdoba los gobiernos socialistas.

RESPUESTA. Yo he criticado los presupuestos de la Junta de Andalucía con gobiernos del PSOE y he criticado el único presupuesto del gobierno de España que ha venido de un gobierno del PSOE. Y me ha costado algún tirón de orejas por parte de mis compañeros. Yo no he visto al señor Bellido jamás, en los siete años del PP en el Gobierno con Mariano Rajoy al frente, y en cuatro de ellos siendo Córdoba el furgón de cola, criticarle ni uno solo de sus presupuestos. Entonces, lo que hay que tener es coherencia.

Sobre Urbanismo: "no ha cumplido con esa exigencia de eficacia, agilidad y eso hay que corregirlo"

Ambrosio apunta al candidato del PP con el que, según todas las encuestas, se está disputando en estos momentos la Alcaldía. No obstante, algunas de las críticas más duras le han llegado de su compañero de Gobierno y candidato de IU, Pedro García, responsable durante la pasada legislatura de Turismo y Urbanismo, dos de las áreas más importantes del Ayuntamiento y cuya gestión más ríos de tinta han hecho correr.

P. ¿Dejaría otra vez turismo en manos de su socio de Gobierno? Me imagino que me va a decir usted que aspira a gobernar en solitario, pero ¿cree usted que ha sido buena idea dejar turismo en manos de su socio de gobierno?

R. Bueno, todo no lo puede asumir Alcaldía.

P. Usted es presidenta de Emacsa y quizá podría ser presidenta del Imtur.

P. He planteado que voy a mantener mi condición de concejala de Igualdad. Es decir, las políticas de igualdad y transversalidad. Y eso ha dado buen ejemplo que, cuando los asuntos de importancia se colocan arriba, y con arriba quiero decir Alcaldía, terminan impregnando absolutamente todo con más claridad. He asumido que desde presidencia, desde luego, la Gerencia Municipal de Urbanismo va a ser ese motor de desarrollo que tiene que ser. Y voy a estar muy pendiente y muy cerca de su día a día.

P. ¿Lo asumiría también?

R. Lo asumiría desde el área de Presidencia. Si una de mis prioridades es la creación de empleo digno y hay dos herramientas que tiene el Ayuntamiento que son la Gerencia de Urbanismo y el Imdeec, desde luego la Gerencia tiene que estar en el área de Presidencia. No como una función directa desde Alcaldía, pero sí desde presidencia. De manera que podamos agilizar y buscar esa manera de provocar que somos una alianza para la actividad económica. Yo no lo puedo asumir todo, pero sí voy a por un proyecto que podamos asumir íntegramente el equipo socialista.

P. Se lo repregunto: ¿Cree que fue buena idea dejar en manos de IU turismo y urbanismo?

R. Bueno, lo que creo es que no hemos cumplido con esa exigencia de eficacia, agilidad y eso hay que corregirlo. Mi propuesta en el tema de Urbanismo es convertirla en un motor de desarrollo ampliando y mejorando la plantilla.

La titularidad de la Mezquita "no es un asunto para el programa electoral"

La otra cuestión que más ríos de tinta ha hecho correr durante el pasado mandato ha sido la titularidad de la Mezquita-Catedral, un asunto que, sin embargo, no aparece reflejado en su programa electoral -Ambrosio es la única candidata que inició la campaña con su programa accesible a todo el mundo en internet-.

"No es un asunto para el programa electoral, sino para ver lo que hemos hecho y estar muy vigilantes y seguir defendiendo titularidad pública, manteniendo el respeto y un apoyo al culto católico que se ha celebrado desde hace siglos en la catedral de Córdoba y seguir tendiendo la mano para que el recurso y la competencia en el ámbito estrictamente turístico se pueda mejorar y reforzar con la colaboración del resto de administraciones", responde la alcaldable socialista, al respecto.

P. A lo largo de estos cuatro años, el PSOE ha tenido gestos bastante elocuentes con el Cabildo y las Cofradías, el mayor de todos ellos el traslado de la Carrera Oficial al entorno de la Mezquita-Catedral. ¿Siente usted que ha recibido el cariño de las Cofradías y del Cabildo por ello?

R. Uno ejerce su responsabilidad y no pide a cambio cariño para lo que creo que hay a día de hoy, y la propia Agrupación de Hermandades y Cofradía lo reconoce, que es que no ha habido Gobierno municipal que haya fortalecido más la Semana Santa cordobesa que éste.

Ambrosio exhibe en este asunto talante y astucia al mismo tiempo. Es verdad que las cofradías reconocen la labor del PSOE en el traslado de la Carrera Oficial al entorno de la Mezquita, si bien cada vez que ha llegado su montaje, el Gobierno municipal ha quedado en medio en el cruce de declaraciones entre las hermandades, los vecinos y los partidos a la izquierda del PSOE, que se han mostrado muy críticos con las condiciones en las que se ha producido el traslado de la carrera oficial al kilómetro cero del turismo en Córdoba. En estos tres años, Ambrosio por su parte ha mantenido siempre una actitud dialogante, muy alejada de la de su socio de Gobierno.

Ciudadanos no es "un proyecto ni de centro ni de izquierdas"

Un socio con el que, quien sabe si a partir de este domingo, querrá de nuevo contar en el futuro Gobierno de la ciudad si la balanza se decanta hacia el bloque de izquierdas. "Yo estoy contenta porque hemos cumplido los objetivos con los que nos comprometimos hace cuatro años. No solo con IU, sino con Ganemos, a la que tengo que seguir dándole las gracias por haber hecho posible no solo cuatro presupuestos sino cambiar la realidad de esta ciudad", responde sobre este asunto, sin ocultar que aspira "a más".

P. Pues le repregunto. Dígame con quién cree que no tiene ninguna posibilidad de entendimiento.

R. Con las derechas y las ultraderechas, jamás.

P. Defíname a las derechas.

R. Las derechas se han retratado ellos solos. Se sabe perfectamente donde están. Ahí sí que no voy a estar nunca.

P. ¿Ciudadanos entraría en la derecha?

R. Bueno, ellos se han retratado ahora mismo como un proyecto que acepta a la ultraderecha. Desde luego lo que no son es un proyecto ni de centro ni de izquierdas.

En el "ahora mismo" de esta respuesta está la ambigüedad justa para que sobrevuele la duda de si, llegado el caso de que el PSOE obtuviera un número de concejales holgado, preferirá negociar una abstención en la investidura por parte de Ciudadanos, en vez de reeditar un gobierno con IU.

Tiene la suerte la candidata socialista, eso sí, de que tanto Pedro García como la alcaldable de Ciudadanos, Isabel Albás, han reconocido, cada uno con sus propios motivos, que podrían hacer alcaldesa a Ambrosio si los números le dan. Sería un nuevo hito histórico que permitiría a Ambrosio no solo pasar cuatro años más en Capitulares intentando pasar "desapercibida", sino hacerlo como la primera alcaldesa del PSOE en solitario.

Etiquetas
stats