Tropiezos en clave cordobesa en Reto Iberdrola

Lance de un duelo del Córdoba Femenino | JUAN HUERTAS

No empezó del mejor modo el fútbol femenino con acento cordobés en la segunda categoría nacional, la Reto Iberdrola. Mientras que el Córdoba Femenino inició el año con empate ante un perseguidor por una plaza en la próxima fase como FF La Solana, el Pozoalbense cayó bajo la sorpresa generalizada contra el Cáceres en el Municipal de Pozoblanco, donde recibió también la que hasta ahora era su única derrota hasta la fecha -un 0-1 ante el Granada en octubre-. Aun así, el empate del Granada ante el Málaga le deja aún a las pedrocheñas con seis puntos de distancia respecto al segundo, mientras que las cordobesistas empatan a puntos con el vencedor en Pozoblanco, el Cáceres.

Encuentro en casa con derrota (0-1)

Igual que el frío acaecido en Pozoblanco, la derrota se presentó ante todos, aunque la meteorología llevara menos sorpresa que la caída del Pozoalbense en el Eleuterio Olmo. El parón no sentó nada bien al cuadro de Manu Fernández, aunque la buena primera mitad de las blanquillas, también las cacereñas tuvieron sus oportunidades, no se materializó en ocasiones como la de Karla Riley, que no aprovechó un fallo visitante en defensa para adelantar a la suyas en el marcador. En ese tira y afloja entre los dos equipos favoreciendo el espectáculo, se aprovechó el conjunto extremeño, que anotó en un momento psicológico de tremenda relevancia en este deporte. Cuando parecía que se iría el empate sin goles al descanso, una serie de intervenciones de Ana Murga fue el preludio del gol visitante, obra de Marina. Sin tiempo para más, el tiempo de asueto estaba organizado para ser el momento de la reacción de un equipo local sorprendido por el momento del tanto.

Nora Torres y María Marín fueron las primeras jugadoras blanquillas en intentarlo ante la meta rival, pero la férrea zaga cacereña, los palos y la falta de puntería lastraron a las pupilas de Manu Fernández, amonestado con tarjeta amarilla en el partido. La solvencia y la rentabilidad goleadora del Pozoalbense, que tuvo varios palos tras el ecuador del segundo tiempo a cargo de Bruna Tavares y Rocío, brilló por su ausencia. Aun así, la escuadra pedrocheña sigue manteniendo una cierta ventaja de seguridad respecto a su inmediato perseguidor, el Granada, que empató en casa del Málaga (1-1).

Empate tras insistencia para empezar el año (1-1)

En cuanto al Córdoba Femenino, con varias bajas sensibles como Sofía Schell o Belén Potassa en la convocatoria, se llevó un empate que bien puede saber a poco dada la insistencia en la segunda parte de las cordobesistas. El equipo de Ariel Montenegro salió con intensidad en los primeros minutos, controlando en su mayor parte la posesión del balón. De hecho, los primeros disparos con cierto peligro en el encuentro fueron a favor de las cordobesas, tanto en el libre directo desviado por poco de Encarni al cabezazo de Scholz que atrapó Norma en la meta. El primer acercamiento de La Solana no llegaría hasta bien pasada la media hora. La propia mediocampista alemana -que jugó de central-, Michi Goto y María Avilés, que tuvo un mano a mano con la zurda que despejó a córner la cancerbera visitante, fueron las embestidas tales que, si fuera un combate de boxeo, se lo habría llevado a los puntos el Córdoba Femenino. Sin embargo, un fallo en el repliegue defensivo cordobesista propició el contraataque del cuadro manchego y el tanto de Nieves, prácticamente al filo del pitido del descanso y sin tiempo de reacción.

La carta de presentación de la segunda parte corrió a cargo del FF La Solana, que se encontró con Gordillo en un disparo casi a bocajarro en el punto de penalti y que pudo atrapar la sevillana en dos tiempos. Entonces, Ariel Montenegro decidió sacar la artillería y meter a dos delanteras como Nati Gómez y Wifi para abrir paso en la cerrada retaguardia amarilla. Así, un destello de María Avilés desde la banda izquierda propició el empate tras tocar en Elena Muñoz, que volvía a su tierra tras su salida en verano. El tanto blanquiverde proporcionó un espaldarazo a las locales, que en los últimos 20 minutos de encuentro se lanzaron al ataque. Un cabezazo de María Lara en el punto de penalti fue la última ocasión del equipo de Ariel Montenegro, que ya empata con el Cáceres pero encontrándose en cuarto lugar. En cuanto al técnico argentino, su estabilidad en el banquillo cordobesista se encuentra en estado desconocido y no se sabe si cuenta con el apoyo de la dirección deportiva, ya que desde la grada no se percibió dicha sensación.

Etiquetas
stats