Tres de tres: la ausencia de Deivid, un mal augurio

Deivid, en el duelo con el Mallorca en El Arcángel. | MADERO CUBERO
Al igual que le sucediera ante el Mirandés, el Córdoba echó de menos al canario en Pucela | Sin el central, los califales sólo conocen la derrota; también en Elche, donde fue expulsado

Es circunstancial, pero el dato está ahí. Si falta, el Córdoba cae. Ocurrió en el primer partido que el conjunto blanquiverde disputó sin él y volvió a suceder en el segundo, el de este domingo. Además, el encuentro en el que puso rumbo a vestuarios antes de tiempo también concluyó con signo negativo para el equipo que dirige José Luis Oltra. Cierto es que en este último caso ayudó al rival el hecho de jugar en superioridad, pero no lo es menos que la ausencia de Deivid sobre el terreno de juego tiene efectos poco agradables para el cuadro califal en lo que va de temporada. El canario es una de las piezas clave en la presente temporada, en la que acumula 21 encuentros entre Liga y Copa. O 20 más una pequeña porción de otro. En definitiva, se tratan de cifras que muestran a las claras su papel dentro del conjunto cordobesista.

Tras un mal primer curso, que lo fue a nivel global, el central ganó peso en el vestuario al ser nombrado como uno de los cuatro capitanes del equipo en verano. Suponía un pequeño salto que terminó por ser muy grande durante el primer tramo de la campaña, toda vez que llegó a encadenar 19 partidos consecutivos en los que participó de inicio a fin. Incluido el choque de Copa con el Lugo. Claro está que el número de efectivos en defensa permite escasos movimientos en esa línea del cuadro califal, pero también que Deivid ocupa un lugar importante para José Luis Oltra. Nadie puso en cuestión su titularidad y nadie discute lo sensible de su baja cada vez que ésta tiene lugar. El primer duelo en el que no estuvo terminó con derrota. Fue ante el Mirandés y en El Arcángel, donde hasta entonces el Córdoba apenas había perdido ante el Alcorcón y cedido un empate ante el Huesca.

La primera ausencia del zaguero fue consecuencia de la expulsión que sufrió semanas antes, todavía en 2015, en el Martínez Valero. Vio la segunda amarilla en un penalti que significó el 1-0 y que le abrió el camino hacia el triunfo al Elche. El partido acabó con derrota. Como lo hizo el de este domingo en Pucela, donde la defensa no estuvo a la altura, como el resto del equipo. En Valladolid, los de Oltra cayeron por 2-0 con una nueva incomparecencia del canario. Tres de tres. Si bien la estadística viene causada por diferentes circunstancias, refleja la esencial participación del central, que el sábado venidero volverá a estar disponible. Después de cumplir su primer ciclo de amarillas esta última jornada regresará para reforzar la defensa en un partido en el que además será crucial la consecución de la victoria. La segunda plaza estará en juego ante el Leganés y Deivid estará para defenderla.

Etiquetas
stats